Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cadena de atentados causa cinco muertos en Uzbekistán

Tres atentados con bombas en Tashkent, la capital de Uzbekistán, dejaron ayer a un mínimo de dos personas muertas y otras nueve heridas, aunque una enfermera del hospital de Tashkent informó haber recibido cinco cuerpos sin vida. Los blancos de los ataques fueron la sede de la Fiscalía General uzbeka y las Embajadas de EE UU e Israel. Los atentados coinciden con el juicio en Tashkent de 15 extremistas islámicos, acusados de terrorismo.

La primera explosión se produjo en el vestíbulo de la Fiscalía, dejando a cinco heridos, según informó el Ministerio del Interior. La segunda ocurrió junto a la Embajada norteamericana y, según fuentes citadas por la agencia Interfax, hubiera causado la muerte de cuatro policías y de otros cuatro peatones que pasaban frente a la sede diplomática. Estas muertes no han sido confirmadas. Un portavoz de la Embajada declaró que el atentado fue cometido por un suicida. La tercera explosión ocurrió junto a la misión diplomática israelí, donde se produjeron las dos muertes confirmadas oficialmente: dos trabajadores uzbekos.

Las autoridades no excluyen que las explosiones estén relacionadas con el juicio contra 15 extremistas acusados de participar en la serie de atentados en Tashkent y la región de Bujará el 29 y 30 de marzo, que causaron la muerte de 33 presuntos terroristas, nueve policías y cinco civiles. La Fiscalía asegura que los fundamentalistas pertenecen a la organización Hizb al Tajrir (Partido de la Liberación), vinculada, según los servicios de seguridad uzbekos, a Al Qaeda.

El régimen autoritario del presidente Islam Karímov es en gran parte culpable de la radicalización de algunos sectores musulmanes, afirman los opositores del ex dirigente comunista que gobierna el país desde 1989. EE UU ha suspendido la ayuda al país debido a las violaciones de derechos humanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de julio de 2004