Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ola de calor más larga en 14 años ha causado ya nueve muertes en Canarias

30 personas han tenido que ser hospitalizadas esta semana debido a la canícula

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias confirmó ayer el fallecimiento de nueve personas mayores de 55 años en los últimos cinco días en distintas islas del archipiélago por efecto directo de la ola de calor más larga de los últimos 14 años. Sólo en esta semana, la red de hospitales públicos de Canarias ha atendido 113 casos de personas afectadas por la canícula, de las que 30 necesitaron quedar ingresadas en los centros. A estas cifras aún queda por añadir los resultados de las investigaciones sobre otros seis fallecidos en diversas islas.

La comunicación oficial de Sanidad insiste en que todos los fallecidos tenían otras patologías y que no se han registrados casos en jóvenes y niños.

Los cinco fallecimientos ocurridos en la provincia de Santa Cruz de Tenerife corresponden a una mujer de 78 años, que fue encontrada inconsciente en su domicilio en condiciones pésimas de higiene y que falleció el pasado lunes en la capital tinerfeña. Otra mujer, de 70 años, ingresó el martes en el Hospital de La Candelaria (también en Tenerife) y murió al día siguiente.

Un varón indigente de 60 años fue encontrado muerto el mismo día en la capital tinerfeña, mientras en Tazacorte (municipio de la costa oeste de la isla de La Palma) también moría una mujer de 75 años, que presentaba una temperatura corporal superior a los 40 grados.

Las muertes confirmadas en la provincia de Las Palmas corresponden a una mujer de 70 años que el martes fue encontrada inconsciente en su domicilio de San Bartolomé de Tirajana (sur de la isla de Gran Canaria) con temperatura superior a 40 grados, dos varones de 55 y 71 años, en el mismo municipio, un varón indigente sin identificar en el barrio de Jinámar (Las Palmas de Gran Canaria) y una mujer fallecida el miércoles, cuando ya había ingresado en el Hospital Insular de Gran Canaria.

Tras las muertes registradas en toda Europa el verano pasado, especialmente en Francia y España (fallecieron 12.963 personas más en junio, julio y agosto de 2003 que el año anterior), el Gobierno de Canarias activó desde el pasado 1 de junio un plan de prevención de los efectos de las elevadas temperaturas sobre la salud, en coordinación con el Ministerio de Sanidad y Consumo.

Seguimiento diario

Paralelamente, el Servicio de Urgencias Canario (SUC) hace un seguimiento diario de personas que viven solas y tiene registradas en su banco de datos y de aquellas que padecen patologías crónicas. "Cada día se les llama por teléfono para conocer su estado de salud", indicó un portavoz sanitario. Cruz Roja también ha activado un sistema de teleasistencia para que las personas mayores que vivan solas puedan comunicarse con un médico en caso de encontrarse mal.

El conocido como golpe de calor define "la respuesta del organismo a una agresión producida por las altas temperaturas", informa Sanidad en un comunicado oficial difundido ayer.

El fenómeno se traduce en síntomas como cara congestionada, dolor de cabeza, sensación de fatiga, sed intensa, náuseas, vómitos, calambres musculares, convulsiones y sudoración abundante. En los casos en que el sujeto ha estado expuesto al sol, también se registra piel seca, caliente y enrojecida, alteración de la consciencia y somnolencia.

La medida más inmediata pasa por acercar la persona afectada a una zona de sombra, elevarle la cabeza y los pies para que llegue el riego sanguíneo y suministrar líquidos. También se debe acostarla de lado antes de su evacuación a un centro sanitario.

Entre las recomendaciones que, una vez más, volvieron a repetirse destacan evitar permanencias prolongadas en el exterior de los hogares, mantener las ventanas cerradas, no realizar esfuerzo físico al aire libre, tomar agua de forma continuada y evitar fumar.

La Asociación de Ganaderos de Tenerife también ha informado de más de 60.000 muertes de animales de granja en estos días.

Durante esta semana, las ventas de aire acondicionado y ventiladores se han disparado. "Desde el pasado viernes se han vendido todas las existencias en la isla de Tenerife de cualquier objeto que produzca aire, por encima de un abanico", comentó Alfredo Medina, relaciones externas de El Corte Inglés. "Hemos multiplicado las ventas por diez en menos de cuatro días" de ventiladores de todas formas y tamaños y aparatos de aire acondicionado fijos y portátiles.

Medina también destacó el "importante aumento" de las ventas de agua, refrescos, fruta y verduras, "en sintonía con las recomendaciones efectuadas por las autoridades".

La Consejería de Sanidad adelantó ayer oficialmente que las máximas descenderán más de ocho grados hasta los 30, una temperatura más habitual en las islas en esta época del año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 2004