Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lomu, el que fue mejor jugador del mundo de rugby, recibe un riñón

Jonah Lomu, de 29 años, el jugador neozelandés que revolucionó el mundo del rugby con su enorme potencia para un tres cuartos ala -cerca de 2 metros de estatura y más de 100 kilos de peso que se movía como un velocista-, recibió ayer un riñón en el City Hospital de Auckland. Lomu estaba abocado a un trasplante desde que una grave enfermedad renal le había obligado a empezar con diálisis en junio del año pasado.

El doctor John Mayhew, amigo del jugador, anunció la operación quirúrgica, que se había desarrollado bien y que tanto Lomu como el donante del órgano se encontraban bien. "Los cirujanos han dicho que la intervención se ha desarrollado como estaba previsto y que el estado de salud de Jonah es estable", declaró Mayhew, que puntualizó: "De todas formas, no podemos pensar que el trasplante ha sido un éxito hasta dentro de tres meses, por lo menos. Ese será el período en que sabremos con más precisión cómo funciona el nuevo riñón en su cuerpo".

Lomu comenzó en 1996 a sufrir los síntomas del denominado síndrome nefrítico, una rara enfermedad genética, habitual en personas de su raza de origen polinésico, que como poco le amenazaba con dejarle irremediablemente en una silla de ruedas si no recurría a un trasplante.

El jugador fue puesto en una lista de espera en el pasado mes de marzo y un mes después el doctor Mayhew declaró que su estado de salud se deterioraba por momentos y que era urgente encontrar un donante compatible.

Lomu disputó su primer partido internacional a los 19 años y 45 días con los All Blacks, el equipo nacional de Nueva Zelanda, un récord de precocidad en una de las grandes selecciones del rugby mundial. Fue el 26 de junio de 1994, contra Francia. Sus actuaciones en dos Copas del Mundo, finalista en 1995 y semifinalista en 1999, asombraron pese a que los All Blacks no ganaron el título. Ya no jugó la de 2003. Su último partido internacional, el 63º, fue el 23 de noviembre de 2002, en Cardiff, contra Gales. Se retiró con 37 ensayos marcados, muchos de ellos asombrosos, resistiendo hasta tres y cuatro placajes inútiles de sus rivales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 2004