Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Desierto

Ni el cambio climático ni el impacto de las fuerzas de la naturaleza. En la madrileña plaza de Dalí, la falta de ética, estética y, sobre todo, sensatez ha creado un desierto de granito, polvo y matojos secos que atemoriza al paseante y sonroja a cualquier urbanista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de julio de 2004