_
_
_
_

La empresaria Martha Stewart, condenada a 5 meses de cárcel

La popular comunicadora pagará una multa de 30.000 dólares

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

La mujer más celebre entre las amas de casa estadounidenses, Martha Stewart, fue condenada ayer a cinco meses de cárcel y otros tantos de reclusión domiciliaria, la sentencia más baja posible, por engañar a la justicia sobre las razones que le llevaron a vender sus acciones en la compañía farmacéutica ImClone. Stewart, un símbolo del sueño norteamericano, tendrá que pagar una multa de 30.000 dólares por la citada operación realizada en Bolsa antes de que el valor cayera en picado.

Al finalizar el juicio y hacer sus primeras declaraciones, Martha Stewart dijo en tono desafiante que "volverá". Stewart, de 62 años de edad, hizo todo lo que pudo durante las últimas semanas para intentar evitar la pena máxima. A la popular empresaria, fundadora del grupo mediático que lleva su nombre, Martha Stewart Living Omnimedia, le podían haber caído hasta cinco años de cárcel por los cuatro delitos de los que se le acusó en marzo: obstrucción, conspiración y falso testimonio al FBI (policía federal) y la SEC (comisión del mercado de valores).

Stewart fue juzgada a raíz de su participación en la venta de 4.000 acciones de la empresa de biotecnología ImClone, en diciembre de 2001, poco antes de que su valor cayera en picado en la Bolsa de Nueva York, aunque no fue acusada del uso de información privilegiada. Stewart se llevó el primer palo hace una semana, cuando la juez federal Miriam Goldman Cedarbaum rechazó su petición para que se anulara el juicio. La popular empresaria llegó a la corte federal en Mahanttan pasadas las 9.30 horas locales vestida de negro.

Una hora después se conoció la sentencia definitiva. En una sesión aparte, que debía celebrarse ayer tarde en Nueva York, la juez Cedarbaum leyó la condena definitiva al agente bursátil y de Martha Stewart, Peter Bacanovic. Al final, la juez optó por la menor condena posible bajo la normativa federal para un caso de este tipo.

Stewart, visiblemente afectada, mantuvo su inocencia hasta el final y, en una declaración tras conocerse la condena, anunció que apelará la decisión, lo que evitará durante varios meses su ingreso en prisión. "Les pedí que recordaran todo lo bueno que he hecho", dijo.

Sus abogados consideraron que si hubiera reconocido en el último momento ante el juez sus fechorías, su declaración se podría volver en su contra en el proceso de apelación. Por eso, sin pedir perdón y con el precedente de su mentira ante el jurado, la juez optó finalmente por imponerle como condena su paso por la cárcel. Además será sometida a dos años de libertad bajo palabra.

Martha Stewart.
Martha Stewart.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_