Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia católica pide "coorganizar" el Parlamento de las Religiones

"Decir que nuestra religión es la buena y la tuya es la mala es como decir que mi madre es buena y la tuya es una prostituta". La frase es de la madre Amritanandamayi, conocida como Amma (India, 1953), uno de los fenómenos religiosos más notables de este tiempo. Está en Barcelona para repartir abrazos y ayer tuvo un protagonismo especial en la ceremonia de clausura del IV Parlamento de las Religiones, que ha reunido en el Fórum 2004 a 8.000 personas de 75 países y cientos de creencias. Amma proclamó que "el objetivo de las religiones es crear corazones compasivos", y retó a los ricos a hacer cada día obras buenas durante al menos media hora. "El 80% de los problemas de la humanidad se resolverían erradicando la pobreza", dijo.

Amma fue la nota de color en un parlamento que la Iglesia católica, a través del administrador apostólico del Arzobispado de Barcelona, el obispo José Angel Saiz, valoró positivamente. El Vaticano quiere entrar en el consejo de organización de futuros parlamentos, hasta ahora en manos, fundamentalmente, de cristianos protestantes de Chicago. Vestido de obispo, Saiz reprochó el "cierto exotismo" del parlamento. "Sólo hay que ver la indumentaria de algunos participantes, aunque no es ése el elemento esencial", dijo. El delegado de ecumenismo del arzobispado, Jaume González-Agápito, criticó anteayer que el "exotismo y la superficialidad de algunos planteamientos hayan prevalecido sobre el diálogo en profundidad en los ámbitos ecuménico e interreligioso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de julio de 2004