Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Knörr espera recuperar el diálogo social en septiembre

El presidente de la patronal vasca Confebask, Román Knörr, confía en que se recupere el diálogo social en Euskadi a partir de septiembre tras resolver la actual situación de conflictividad laboral. Knörr ha instado en una entrevista a todos los sindicatos vascos a "tomar nota" de la actitud "más dialogante" de CCOO y UGT en el ámbito español, después de que firmaran el jueves de un acuerdo con el Ejecutivo socialista y la patronal CEOE.

El presidente de Confebask lamenta el "clima de división intersindical y una estrategia" de claro enfrentamiento, especialmente protagonizada por ELA.

Aunque desea la recuperación del diálogo social, admite que "quizá no es el momento adecuado, porque no es bueno entablar ese tipo de conversaciones en un momento en el que hay una conflictividad laboral realmente importante". Con todo, muestra su "esperanza" de que las partes lleguen a "acercamientos razonables" en un plazo "más bien breve" y que, "pasado el verano, en septiembre u octubre, pudiéramos iniciar un diálogo en una situación de ausencia de conflictividad laboral".

La firma del pacto en Madrid supone una actitud que la patronal vasca quisiera ver en la comunidad autónoma "no sólo con UGT y CCOO de Euskadi, sino también con el resto de los sindicatos, especialmente con ELA".

Knörr se muestra preocupado por la elevada tasa de temporalidad del empleo en el País Vasco (30%) y explica que se da en el empresariado "un cierto miedo y prevención a contratar, porque la situación no es lo suficientemente estable y favorable y luego afrontan dificultades en la descontratación". Reitera su apuesta por el contrato estable, con indemnización pactada, para "atacar la gran maraña de tipos de contratos existentes y dar una certidumbre al empresario".

El dirigente empresarial reclama la "urgente" transferencia de la competencia de I+D como "absolutamente necesaria". "Nos estamos jugando la continuidad de nuestro tejido empresarial y, aunque todas las competencias son importantes, yo reclamaría ésa", precisa.

Respecto al plan del Gobierno central para cumplir el Protocolo de Kioto, afirma que los empresarios vascos están dispuestos a cumplirlo, pero sin dañar la competitividad de sus firmas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de julio de 2004