Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RADIOGRAFÍA DE LA EDUCACIÓN EN LA COMUNIDAD

El 88% de los centros concertados son católicos

La enseñanza pública en la capital sólo alcanza el 41%

Oposición y Gobierno regional se acusan mutuamente de desprestigiar la escuela pública, que pierde terreno ante la concertada. El 62% de los alumnos de enseñanza obligatoria de la región estudia en centros públicos, y el 38% (cifra que se eleva hasta el 59% en la capital) lo hace en los concertados, según datos de la Consejería de Educación.

La mayoría de los colegios concertados de la Comunidad pertenecen a las patronales católicas FERE (Federación de Religiosos de la Enseñanza, 58%) y FACEPM (Federación Autonómica de Centros de Enseñanza Privada de Madrid, 30%), rama madrileña de la CECE (Confederación Española de Centros de Enseñanza). El 12% restante lo gestiona la Unión de Cooperativas de Enseñanza de Trabajo Asociado de Madrid (UCETAM).

"Habría que ver el peso que tienen las sectas de carácter fundamentalista en la Consejería de Educación", declara el portavoz de IU

"Nuestra responsabilidad es mejorar la calidad de la escuela pública. Ahí están como ejemplo los colegios bilingües" dice el consejero de Educación

El director general de Centros Docentes, Javier Restán, da estos datos de forma aproximada, al tiempo que matiza: "No tenemos el control de a qué organización pertenecen. Los colegios que solicitan los conciertos tienen que cumplir una serie de requisitos relativos a infraestructura, profesorado y al proyecto educativo que presentan, y eso es lo que nosotros controlamos".

Jorge García, diputado de IU y portavoz de Educación en la Asamblea de Madrid, aporta su opinión: "La derecha siempre ha estimado que la responsabilidad de la educación corresponde a la Iglesia católica, y esgrime el concepto de libertad de elección para que se establezca la obligación de financiar la enseñanza religiosa". Y va más allá: "El tema es que no se sabe en realidad cuánto dinero público llega a los colegios religiosos, porque por un lado está el que reciben a través del concierto y por otro están las cesiones del derecho de superficie por 75 años que es prácticamente una cesión total del suelo para construir los colegios. De hecho, el consejero está buscando suelo en los municipios para construir colegios concertados". Y García concreta: "En San Blas está el caso del colegio de Comunión y Liberación, al que [el Ayuntamiento] le ha cedido una parcela de 12 millones de euros".

El consejero de Educación, Luis Peral, explica que lo que hace es "plantear a los ayuntamientos que saquen a concurso público suelos dotacionales para colegios concertados". "Así se lo hemos propuesto, por ejemplo, a Rivas, porque allí no hay ningun centro concertado", añade.

El diputado de IU prosigue su crítica: "Habría que ver el peso que tienen las sectas de carácter fundamentalista, como Comunión y Liberación y los Legionarios de Cristo, en la propia Consejería de Educación y en la política que desarrolla. Ahí están escándalos como el del colegio Virgen del Bosque, de Villaviciosa de Odón [pasó a manos de la congregación Legionarios de Cristo tras iniciar el curso siendo un centro laico dirigido por una cooperativa]. A eso se le puede añadir, dentro de la Dirección General de la Juventud, dependiente también de la Consejería, la gestión de las dos últimas ediciones de Juvenalia a cargo de IUVE, dependiente de los Legionarios de Cristo".

Adolfo Navarro, diputado socialista y portavoz de Educación en la Asamblea de Madrid, asegura que hay 7.000 alumnos de infantil y primaria (de 3 a 12 años) que van a estar masificados o en barracones el próximo curso en la enseñanza pública. "¿Por qué esta saturación? Porque hay 90.000 niños inmigrantes, cifra que en 1999 no llegaba a 20.000. Por eso nosotros hemos defendido el retraso de los conciertos en la enseñanza de 3 a 6 años: para con ese dinero dignificar los colegios y embellecer los institutos. Los hay muy poco atractivos. Algunos, como el Moreno Rosales, está en un primer piso de Lavapiés".

El diputado socialista continua: "Los inmigrantes recalan en la enseñanza pública y se produce un desequilibrio abrumador en algunos barrios de Tetuán, Chamberí, Centro, Villaverde, Puente de Vallecas y San Blas, en los que se crean auténticos guetos". Resalta que si los inmigrantes no se integran de forma adecuada, se sienten rechazados y luego es difícil pedirles que cumplan con sus obligaciones.

El director general de Centros Docentes mantiene que "no hay tanto desequilibrio como se plantea". Explica que la llegada de inmigrantes es constante a lo largo de todo el año, y como sólo quedan vacantes en la pública en medio del curso, son estos centros los que los acogen.

Francisco García, secretario de la Federación de Enseñanza de Madrid de CC OO, estima que los colegios concertados tienen que cumplir las mismas condiciones de gratuidad y de admisión que los públicos y recuerda que el informe del Defensor del Pueblo del año pasado destacaba la desigual distribución en la red educativa de los hijos de los inmigrantes. "Los colegios concertados evitan a los alumnos procedentes de entornos diferentes al nuestro", asevera.

García dice que CC OO defiende la necesidad de una nueva normativa que impida ese desequilibrio y explica cuál es el sistema de admisión: "Actualmente se entrega la instancia de solicitud en el propio colegio, en el que les ponen una serie de trabas. Proponemos que haya comisiones de escolarización centralizadas y que sean esas comisiones las que distibuyan a los alumnos". Añade que la concertada llena sus aulas en abril, el periodo ordinario de admisión y que no guarda las dos plazas vacantes que establece la normativa de escolarización en cada ciclo para los inmigrantes que llegan en el medio del curso.

El consejero de Educación, Luis Peral, asegura que la prioridad de la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, es la escuela pública: "Nuestra responsabilidad es mejorar su calidad y como ejemplo ahí están los colegios bilingües y el plan de deporte escolar en los institutos públicos".

Peral arremete contra la oposición: "PSOE e IU perjudican a la escuela pública cuando dicen que están llenos de inmigrantes. Es una cuestión de barrios. La enseñanza concertada acoge en la región madrileña al 26% de los inmigrantes. Es una de las comunidades donde hay menos diferencias entre la pública y la concertada. En Cataluña, por ejemplo, los concertados escolarizan a menos extranjeros: sólo un 17,9%". "La credibilidad es pedir lo mismo en todas partes" dice refiriéndose a la oposición.

El consejero agrega: "Damos prioridad a lo público, que se lleva un 85% del presupuesto de la consejería. Los ciudadanos tienen que saber que la enseñanza pública les cuesta más dinero que la concertada. Mientras en la escuela pública hay 1,5 profesores por aula, en la concertada hay sólo uno. Cada plaza pública es un 55% más cara que una de la concertada".

Gratuidad

El socialista Navarro mantiene que "el requisito exigido de gratuidad no se da en la enseñanza concertada, ya que los colegios cobran una cuota ilegal que rompe ese sistema común que debe imperar". "Tiene que haber servicios equivalentes y las mismas horas de clase. Los concertados dan una hora más de clase, que cobran en concepto de ayuda voluntaria. Es una competencia desleal, los pobres no pueden pagarla. Al final hay dos sistemas de enseñanza: uno para la clase media y otro para los sectores desfavorecidos. Se trata de que convivan las dos redes, y en Madrid capital el PP está convirtiendo la pública en auxilio social". Pero el consejero de Educación mantiene que "las cuotas que cobran los concertados son voluntarias". Y lo justifica: "Los que pagan cubren lo de los que no pueden pagar".

El diputado socialista asegura que con el dinero que los padres de la clase media pagan de más por esa sexta hora consiguen evitar que sus hijos se mezclen con los inmigrantes y mejor enseñanza. Navarro considera que eso no es justo. "La enseñanza pública se deteriora en la capital mientras que en las grandes localidades de la periferia la escuela pública tiene una gran vitalidad. La enseñanza concertada aparece sólo en determinadas zonas mientras que la pública está en todas partes, por ello es más cara, porque tiene que dar servicio a todos, aunque haya pocos alumnos".

Navarro critica también que en la enseñanza concertada se dan sobreprecios en las clases complementarias o en servicios como el comedor, lo que contribuye a expulsar a las clases desfavorecidas, que, además, tienen que afrontar el precio de los uniformes. "Creo que los colegios religiosos deberían de ser más exigentes consigo mismos y prestar ayuda a los pobres y necesitados, como predica el cristianismo, y no dedicarse a escolarizar sólo a las clases pudientes. Digamos que hacen una selección de forma indirecta. También hay que decir que algunos sí que se vuelcan con los sectores más desfavorecidos, como por ejemplo las Hijas de la Caridad en su colegio de Aravaca, que tienen tantos inmigrantes o más que en la pública". El diputado socialista apunta una solución: "Creo que se debe mejorar el módulo económico que financia a los concertados para garantizar la gratuidad".

Navarro lanza una señal de alerta: "Ahora hay un sistema educativo con dos redes; pero si se deteriora la pública, habrá dos sistemas, y eso es lo más grave que puede ocurrir. La escuela tiene que ser interclasista porque si no, es el fin de la escuela pública y se abre un gran problema. La escuela serena y cohesiona la sociedad. Si se educa a los ciudadanos separados, al final la sociedad se perturba".

Según el director general de Centros Docentes, el deterioro en los centros públicos "no es culpa de la Administración educativa en su totalidad, sino que se trata de una responsabilidad compartida por los profesores, las familias..."

Adolfo Navarro mantiene que es gravísimo desprestigiar la enseñanza pública, y que hay una demanda inducida hacia la concertada. Pero el consejero Peral asegura que los que desprestigian la pública son los socialistas. Y enfatiza: "Dicen que los colegios públicos están mal, y yo les digo que vayan a verlos. Sus comentarios no reflejan la realidad".

Francisco García, secretario de la Federación de Enseñanza de Madrid de CC OO, asegura que hay 30.000 plazas de demanda insatisfecha en escuelas públicas de 0 a 3 años y añade que más de 4.000 alumnos de formación profesional no han podido acceder al ciclo formativo de grado superior que habían solicitado. "Todo esto demuestra que no es verdad que no hay demanda en la enseñanza pública".

"En la enseñanza de 0 a 3 años, el PP lo que hace es desviar esa demanda hacia la privada mediante una política de becas. Las escuelas infantiles públicas funcionan espléndidamente y la gente lo sabe. Es un modelo caro, pero es un modelo de calidad. Hay una diferencia de concepto muy importante. Frente a un servicio público de calidad, que pone el énfasis en lo educativo, el PP ofrece guarderías, que es un servicio asistencial", afirma el dirigente sindical. El consejero replica: "No admito que digan que las escuelas privadas son garajes donde se aparca a los niños". Y continúa Peral: "En 1995, cuando el PSOE dejó el Gobierno regional, había 9.000 plazas de 0 a 3 años. En Madrid hay ahora 31.000, de ellas 10.000 son con beca en centros privados. En el curso 2002-2003 había escolarizados un 14,8%, mientras que ahora hay un 20%. En cambio, en Asturias hay sólo un 2,03%, y en Andalucía, el 1,46%. En ambas regiones gobierna el PSOE".

Formación profesional

"El PP se jacta de defender la libertad de elegir, pero los que han pedido una plaza en la escuela infantil pública o un determinado ciclo de formación profesional, no pueden elegir", dice el secretario de Enseñanza de CC OO. Y prosigue: "Haría falta abrir 120 nuevas aulas de formación profesional".

El consejero asegura que el incremento de plazas del curso pasado a este en formación profesional fue de un 5%. "No todo el mundo puede estudiar lo que quiere, como imagen y sonido o nuevas tecnologías. Habrá que ver lo que demanda la sociedad", dice. Y aporta novedades: "Pronto se van a construir dos nuevos centros integrados de formación profesional: uno en La Celsa, en un antiguo asentamiento chabolista, dedicado a Transporte, Logística y Prevención de Riesgos Laborales, y el otro, en el barrio de Valdelasfuentes, en Alcobendas, dedicado a Nuevas Tecnologías, Comunicación e Imagen y Sonido, Electricidad y Electrónica".

Francisco García, de CC OO, denuncia: "La política del Gobierno regional es no construir colegios públicos ni institutos. Harían falta 45 colegios de infantil y primaria y 21 institutos de secundaria y formación profesional. ¿Por qué no los construye el PP? Para facilitar la implantación de la enseñanza privada y concertada. Donde más nos preocupa esto es en los nuevos barrios. La población se redistribuye y se va a los pueblos del área metropolitana, y a los nuevos barrios de Las Tablas, Sanchinarro, Montecarmelo, Madrid Sur. Hace falta construir nuevos colegios públicos, pero como esos nuevos barrios los van a ocupar las clases medias, el PP no los construye. Hace esto como parte de una política deliberada para entregarle al sector privado la educación en esas zonas".

El consejero replica que en todos los nuevos desarrollos habrá centros públicos. "De forma inmediata se construirán dos colegios públicos en cada nuevo barrio. Va a haber colegios públicos y colegios concertados para que los padres puedan elegir", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de julio de 2004