Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:JAZZ

Estreno

Estreno mundial del encuentro entre uno de los guitarristas menos convencionales y una figura del latin soul neoyorquino de finales de los sesenta. Cuando hayan rodado unos cuantos conciertos más el asunto promete. Marc Ribot se desmarca de Ry Cooder. Su guitarra, de frases cortas y punzantes y acordes enérgicos, lleva al baile. Más que Cuba es El Barrio porque está con Ribot y los Cubanos Postizos el auténtico Joe Bataan, 62 años, de raíces afrofilipinas y una historia juvenil de pandillas y estancias en prisión.

Bataan recordó haber estado hace 24 años en España: "Si tú no sabes quién es Joe Bataan, cuando salgas de aquí lo vas a saber". Algunos lo tenían claro porque le pedían títulos como Subway Joe, Gypsy woman, Ordinary guy... Los números de Bataan son el carburante del que precisaban estos irónicos simuladores para emprender de nuevo el vuelo tras haber agotado el material de Arsenio Rodríguez. Con un Ribot sonriente, que se relaja entre los sesudos conciertos con John Zorn, sus heterodoxas presentaciones en solitario y una próxima gira con Tom Waits.

Marc Ribot y Cubanos Postizos con Joe Bataan

Marc Ribot (guitarras y voz), Joe Bataan (voz y piano eléctrico), Yvonne Nitolland (coros), Curtis Fowlkes e Isabelle Roch (trombón), Brad Jones (bajo), E. J. Rodríguez (batería) y Bárbaro Torres (congas). Aqualung. Madrid, 1 de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 2004