Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Millo se desvincula del 'caso Pallerols' ante la juez y anima a la cúpula de Unió a dar la cara

El ex diputado afirma que la recaudación de fondos estaba reservada a la "alta dirección"

El ex dirigente de Unió Democràtica (UDC) Enric Millo, actualmente en la órbita del Partido Popular (PP), se desvinculó ayer ante el juez del caso Pallerlols, de presunta financiación irregular del partido democristiano. En su larga comparecencia, de casi tres horas, aseguró que nunca percibió fondos irregulares ni los vio en el partido, pero precisó que la recaudación de fondos era tarea "única y exclusivamente" de la alta dirección. Millo emplazó a la cúpula de Unió a dar la cara y a "aclarar los hechos".

Millo era portavoz adjunto del grupo de CiU en el Parlament en la pasada legislatura, pero la dirección democristiana forzó su exclusión de las listas en las elecciones autonómicas del año pasado. Tras unos meses de silencio, reapareció en la órbita del PP y en las legislativas de marzo se situó en el segundo puesto de la lista por Girona, aunque el partido se quedó sin escaño en la circunscripción.

El político declaró ayer como imputado en el Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona porque un informe de la Guardia Civil indica que cobró 41.723 euros del empresario Fidel Pallerols -acusado de financiar a Unió con fondos para la formación de parados distribuidos por el Gobierno de CiU-. Según dicho informe, Millo "se encargó" incluso de gestionar algunos pagos a Unió del empresario andorrano.

Nada de esto es cierto, según aseguró ayer Millo, primero ante el juez y después en una conferencia de prensa en Girona, acompañado de su abogado. El ex militante democristiano expresó su "satisfacción" por haber podido declarar finalmente y emplazó "a las personas que pueden aclarar los hechos y todavía no han declarado" a que den la cara y hagan como él.

"Que no se escondan tras su condición de aforados", afirmó Millo, en clara referencia al diputado de CiU en el Congreso y ex secretario general de Unió, Josep Sánchez Llibre. "Ésta sería la mejor prueba de que no esconden nada y no son responsables", agregó. Precisamente, Sánchez Llibre se ha personado este mismo mes en el caso y ha reclamado ver el informe de la Guardia Civil que le acusa de colaborar en la supuesta financiación irregular de su partido.

Millo afirmó también ante la juez una y otra vez que nada sabe de los supuestos pagos a Unió de Fidel Pallerols. Pero con la misma reiteración insistió, según informan fuentes judiciales, en que la gestión económica del partido estaba centralizada en muy pocas manos: el secretario de finanzas, el de organización y el presidente del partido. Según su relato, la dirección central debía autorizar desde las reformas en las sedes hasta la entrega de teléfonos móviles, y además sólo la "alta dirección" buscaba fondos para financiación. "De la búsqueda de financiación para aportaciones o donativos se ocupan el secretario de finanzas, el secretario de organización y el presidente del partido", declaró en el juzgado. Y reiteró en la posterior conferencia de prensa que esta tarea estaba "reservada única y exclusivamente a la alta dirección del partido". Tras citar a Sánchez Llibre y a Josep Antoni Duran, líder de Unió, afirmó: "Debo pensar que lo han hecho [recaudar fondos] en el marco de la legalidad".

Relación con Pallerols

Millo explicó que en su declaración se refirió a su relación profesional con Fidel Pallerols. "Parece que soy el único que no ha negado que le conoció", ironizó. El político del PP explicó que el empresario andorrano "se manifestaba abiertamente simpatizante ideológicamente y acudía a mítines y actos públicos del partido".

En el juzgado, Millo definió al empresario como "un hombre afable que saludaba a bastantes personas del partido" y admitió que hace "casi 10 años" asistió a la comunión de uno de los hijos del empresario. "Acudí entendiendo que formaba parte de los actos sociales como relación institucional" en cuanto delegado del Departamento de Trabajo en Girona.

Asimismo subrayó que sólo ocupó este puesto hasta 1995, y no hasta 1999 como constaba en el auto de imputación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 2004