Reportaje:

Un servicio insuficiente

Los autobuses alternativos a las líneas 2 y 3 del metro no dan abasto ante los miles de viajeros

A las dos de la tarde, una larga cola de personas en la plaza de Legazpi espera para subir a un autobús de la línea especial EMT 3, abierta el pasado sábado como alternativa al corte de la línea 3 de metro hasta la segunda quincena de septiembre. Cada 10 minutos llega un autobús, que cinco minutos más tarde sale completamente abarrotado con dirección a la calle de Alberto Aguilera, cerca de la estación de metro de Argüelles, siguiendo la ruta de la mayoría de las estaciones cerradas por las obras de remodelación.

"Esto no es nada", explica un inspector de la EMT, señalando al autobús lleno hasta los topes. "Por la mañana, en plena hora punta, no damos abasto. El lunes tuvimos que pedir ocho coches de refuerzo, y hoy 12", afirma. "El problema es que los buses se quedan atascados en la ruta, y por mucho que mandemos refuerzos no vuelven a tiempo para cumplir el horario". "Esto no es como el metro", subraya, "porque en los buses caben menos personas, y cada vez que llega un tren a Legazpi [cada dos minutos en hora punta] la cola se hace más larga. Pero el problema es que de aquí ya salen llenos, y no pueden cargar durante el trayecto".

Más información
Tres 'nuevos barrios' de la periferia tendrán líneas de la EMT en septiembre

Desde el pasado sábado los viajeros tienen que acostumbrarse a este cambio en su rutina de transporte. "¿El recorrido es el mismo que el del metro?", pregunta una mujer. La respuesta es siempre la misma: "No pasa por Lavapiés, Sol ni Callao". Muchos usuarios todavía desconocen las rutas alternativas al metro, y eso se debe a que "parecen ciegos, sordos y mudos", según declaró ayer José Ignacio Iturbe, gerente de la Empresa Municipal de Transportes (EMT). Iturbe rectificó más tarde, lamentó "haber ofendido a los usuarios" y reconoció que "habrá que tomar medidas" para que la información llegue al público. Sin embargo, esto no ha evitado que el PSOE exija su cese; IU le había reclamado una inmediata rectificación.

Ajeno a estas declaraciones, un viajero resume la situación: "Voy a Sol y no sé dónde tengo que bajarme para llegar allí", dice. El autobús tarda 25 minutos en completar la ruta desde Legazpi, y en Alberto Aguilera la historia se repite: colas y preguntas, en este caso multiplicadas por la presencia de las personas que esperan en la parada de la línea EMT 2, la alternativa al corte de la línea 2 del metro desde Cuatro Caminos a Sol.

Mejorar tiene sus inconvenientes, dice el folleto informativo repartido entre los usuarios, y nadie mejor que ellos para atestiguarlo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS