Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Universidad

Olvido de la Agencia de Calidad

La Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) es la gran olvidada en la Ley del Sistema Universitario Vasco. La cita de este organismo, creado por la LOU para habilitar y medir la calidad del profesorado y de las titulaciones, desaparece de la norma vasca. La inclusión de cuatro de los siete artículos apuntados en el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Gobierno central (20.1, 21.2, 22.2 y 27.2) tienen que ver con esa ausencia.

En ellos se marcan los requisitos para acceder a una plaza de profesor agregado, profesor adjunto e investigador. En todos se exige la acreditación "de la Agencia de Evaluación de la Calidad y Acreditación del Sistema Universitario Vasco u organismo similar reconocido por la normativa vasca".

De esta forma, como advierten las fuentes consultadas, el único organismo reconocido por la normativa vasca es esta agencia, que aún no se ha puesto en marcha. La ANECA, que sí se encuentra en funcionamiento, no figura. Se da así la paradoja de que la única acreditación reconocida en la ley vasca es la de un organismo que aún no se ha constituido.

Este olvido o ignorancia se atribuye a un buscado perfil ideológico de la norma, perfil que también se hace presente en otros dos de los capítulos recurridos al Constitucional, el 46.1 y el 61. El primero atribuye a la comunidad autónoma la posibilidad de reconocer títulos propios y títulos reconocidos a su vez por otras comunidades, competencia que, según el recurso presentado, vulnera las atribuciones del Estado.

El artículo 61 atribuye al Parlamento vasco, "con carácter exclusivo", la creación y supresión de universidades públicas y el reconocimiento de las privadas. Este rango de exclusividad choca con lo recogido en el artículo 4.1, b de la LOU, que reconoce dicha potestad a las comunidades autónomas, pero establece que la misma decisión puede corresponder también a las Cortes Generales, a propuesta del Gobierno central, y de acuerdo con el Ejecutivo de la comunidad donde se vaya a establecer el centro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de junio de 2004