Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía francesa detiene a los presuntos jefes de los grupos de reserva de ETA

La operación, en colaboración con la policía española, puede frustrar la 'campaña de verano'

La policía francesa asestó ayer un duro golpe al núcleo del aparato encargado de los grupos de reserva de ETA. Los agentes franceses detuvieron a ocho presuntos terroristas, entre ellos Iñaki López de Bergara Astola, Yves, acusado por la policía española de ser el máximo responsable de la estructura de los taldes de reserva, captación y formación de activistas de ETA. La Policía considera que con esta operación se ha podido obstaculizar la campaña de verano que ETA podía estar preparando. La policía halló en los tres pisos localizados en Angers, Le Mans y Limoges diez pistolas, abundante munición, tres detectores de balizas, 44.600 euros, ordenadores, placas falsas de matrículas, tres coches y diversa documentación.

La policía francesa se ha incautado de 10 pistolas, munición y más de 40.000 euros

ETA no levanta cabeza en Francia. A la caída de la dirección del aparato logístico el pasado 2 de abril -con la detención, entre otros, de su presunto máximo responsable, Félix Ignacio Esparza Luri, y de Félix Alberto López de la Calle, Mobutu, y su compañera, Mercedes Chivite Berango-, se sumó dos días después el desmantelamiento de un gran taller de explosivos de ETA en Saint-Michel, a 10 kilómetros de la frontera española, en donde los terroristas guardaban más de 780 kilos de explosivos. En lo que va de año, un total de 22 personas, incluidos los ocho arrestos de ayer, han sido detenidas en Francia por su presunta pertenencia a ETA.

La operación de ayer, en la que han colaborado intensamente la Comisaría General de Información del CNP y la División Nacional Antiterrorista francesa (DNAT), supone otro duro golpe a la retaguardia de la organización terrorista. "La reestructuración de ese aparato les va a llevar mucho tiempo", aseguran fuentes policiales. Los taldes de reserva son los grupos de terroristas huidos que la dirección etarra prepara, forma, y mantiene a la espera de distribuirlos en los comandos que posteriormente pasan a territorio español para cometer atentados, o les encomienda otros cometidos dentro de la organización.

La policía francesa comenzó la operación a las seis de la mañana, de manera coordinada, en las tres localidades que tenían controladas desde hacía varios meses. Una vez más, la información para llegar a los detenidos ha partido, en gran medida, de la documentación incautada al que fuera jefe de los comandos operativos de ETA, Ibón Fernández Iradi, Susper, segun fuentes de la investigación.

En Limoges, los agentes detuvieron a Iñaki López de Bergara Astola, Yves, considerado por la policía como el máximo responsable de la estructura de los taldes de reserva de ETA; Luis Armando Zabalo Bilbao, Mikel, y Benito Fermín Martínez Bergara, alias Demonio y Martxelo. La policía les acusa de ser los responsables de acoger y trasladar a los terroristas huidos integrados en los taldes de reserva. En Limoges fue arrestado también Juan Carlos Estévez Paz, Melli.

En el piso de Limoges, alquilado en junio de 2003 por los presuntos terroristas, la policía halló en poder de López de Bergara una pistola Walter, calibre 7,65 milímetros, con dos cargadores y una caja de munición. Los agentes también se incautaron allí de una pistola Star, calibre 9 milímetros, seis pistolas embaladas en plástico y cinta adhesiva, junto a 300 cartuchos. Además, encontraron cerca de 150 documentos administrativos franceses, documentos de identidad españoles en blanco, cédulas de identidad de países iberoamericanos, dos discos duros de ordenador, disquetes, CD-ROM y 10 placas de matrícula francesas vírgenes, según detalló el Ministerio del Interior.

En la localidad de Le Mans fueron arrestados Juan Carlos Subijana Izquierdo, Asier Aguinako Etxenagusia, Kepa, y Aitziber Coello Onaindia, Leire. Éstos últimos son pareja, según la Policía, desde que huyeron del País Vasco tras la explosión en la que quedó desintegrado el comando Vizcaya, el 7 de agosto de 2000 en el barrio bilbaíno de Bolueta.Entonces estaba liderado por Patxi Rementería. Cuatro de sus compañeros murieron en la deflagración que se produjo cuando estallaron los explosivos que transportaban en un vehículo.

En la vivienda que ocupaban se les incautó una pistola, un permiso de conducir español, documentación falsa, una manual de formación de ETA, placas de matrícula francesas falsificadas sin troquelar, un ordenador portátil, un detector de balizas y 30.000 euros. El piso había sido alquilado en enero de 2003.

El tercer inmueble donde la policía gala ha practicado detenciones se encontraba en Angers y había sido alquilado en junio de 2003 como el de Limoges. El detenido es Alberto Saavedra Martínez, vinculado a la violencia callejera de apoyo a ETA, según la policía. En el piso había una pistola y dos cargadores, un DNI y un carné de conducir falsificados, dos detectores de balizas, un manual de formación de ETA, varias nóminas falsas, material informático y 1.900 euros. En los tres garajes de las viviendas se encontraron otros tantos vehículos presuntamente sustraídos.

El ministro del Interior, José Antonio Alonso, compareció ayer por la mañana en conferencia de prensa para anunciar la detención de las ocho personas, sin dar mayores detalles de la operación. Alonso, en una brevísima rueda de prensa en la que no admnitió preguntas, tuvo tiempo de mostrar su satisfacción por las detenciones que, según aseguró, "han descabezado al núcleo dirigente de los taldes de reserva de ETA". El ministro también se felicitó por la colaboración entre las policías de España y Francia, que han logrado culminar con éxito esta nueva operación antiterrorista. La cooperación policial, se extiende, según explicó a la "excelente relación entre los políticos de ambos países".

Alonso también destacó como dato relevante el hecho de que las detenciones de los ocho presuntos etarras se hayan producido en puntos de la geografía francesa situados más al norte de su área habitual de acción clandestina. El que hayan sido capturados en Limoges, Le Mans y Angers demuestra, según el ministro, que "la banda está cada vez más presionada".

El portavoz de Sozialista Abertzaleak, Arnaldo Otegi, declaró que con "la política represiva francesa" nunca se va a acabar con ETA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de junio de 2004