Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El diario 'Avui' presenta expediente de quiebra, con una deuda de 43 millones

Hacienda, la Seguridad Social y la Generalitat, principales acreedores

Premsa Catalana, SA, empresa editora del Avui, diario en catalán con sede en Barcelona, presentó ayer un expediente de quiebra, según anunció el propio periódico a través de su artículo editorial. La deuda del rotativo asciende a unos 43 millones de euros, según fuentes del sector y de la Administración catalana. Los principales acreedores de la sociedad que gestiona el Avui son Hacienda, la Seguridad Social y la Generalitat.

La medida, según dijo a EL PAÍS el director del periódico, Vicent Sanchis, está encaminada a garantizar la continuidad del rotativo y a fortalecer su proyecto empresarial. El Avui, que salió a la calle el 23 de abril de 1976 convirtiéndose en el primer diario en catalán desde enero de 1939, ha tenido problemas financieros prácticamente desde su aparición. Sanchis explicó que a partir de ahora se inicia el "proceso técnico normal en toda quiebra", consistente en la presentación a la junta de acreedores de un convenio sobre la deuda. A continuación, puntualizó, se abrirá una fase en la que las empresas interesadas en gestionar el diario presentarán sus ofertas. El juez y los acreedores habrán de decidir cuál es la más apropiada.

El Gobierno de Pasqual Maragall aprobó el pasado 25 de mayo una subvención de dos millones de euros para la Fundación Bernat Desclot, principal accionista de Premsa Catalana, SA, con un destino concreto: la ejecución de un plan de viabilidad que permitiera superar las dificultades financieras del diario. Aquel día el portavoz del Ejecutivo, Joaquim Nadal, afirmó que esta clase de ayuda "en tiempos anteriores, no hubiera sido hecha pública, ni incluida como un acuerdo de Gobierno", en clara referencia a la política practicada por los Gobiernos de CiU en materia de medios de comunicación. Dicho plan de viabilidad, aseguró ayer Sanchis, ya está diseñado por los actuales gestores del diario, "delimita las inversiones necesarias", contempla que la nueva empresa que se haga cargo del rotativo se comprometa a mantener la plantilla y prevé que, en cinco años, el Avui "tenga beneficios".

Cabecera intervenida

La parte más importante de la deuda del Avui corresponde a las Administraciones públicas, y más concretamente a Hacienda y a la Seguridad Social. La Generalitat, a cuyo Instituto Catalán de Finanzas (ICF) adeuda unos cinco millones de euros, tiene incluso "intervenida" la cabecera del diario, según fuentes del propio Ejecutivo. Por lo que cualquier decisión relativa al futuro del periódico requiere lógicamente la conformidad de la Administración.

El conseller en cap de la Generalitat, Josep Bargalló, aseguró ayer que al Gobierno catalán no le preocupa la declaración de quiebra del Avui, porque la misma sólo representa un paso para lograr su estabilidad financiera y garantizar su futuro. Bargalló expresó su esperanza de que muy pronto se producirá una "entrada de capital" en la empresa editora. Según dijo, "cuando el Gobierno catalán aprobó hace unas semanas una aportación de dos millones de euros para el plan de viabilidad del Avui ya sabíamos que el mismo tenía que contemplar diversas acciones y, entre ellas, figuraba la que hoy se ha dado a conocer". "El Gobierno", remarcó, "tiene mucho interés en que el panorama de la prensa escrita catalana sea sólido y, por tanto, que no desaparezca ninguna cabecera y menos aún una que sea en lengua catalana".

Entre las empresas que han manifestado su interés por el Avui está Mediapro. Fuentes del sector informan de que esta empresa, el Grupo Planeta y el Grupo Godó (editor de La Vanguardia) están estudiando asociarse para entrar en el accionariado del diario, pero ninguna ha confirmado esta negociación. "No hay comentarios", respondieron en Planeta, mientras que en Mediapro dijeron que es muy pronto todavía para hablar de alianzas. Tampoco el Grupo Godó, que hace unos años estuvo a punto de adquirir el periódico, ha dado "ningún paso" en esa dirección, aseguró un portavoz, quien, admitió, sin embargo, que podría haber contactos en los próximos días.

Otra posibilidad que manejan sectores cercanos al Avui estriba en concertar un grupo de pequeños empresarios para optar a la compra. Entre ellos figuraría "como uno más" el ex secretario de la presidencia de la Generalitat en tiempos de Jordi Pujol, Lluís Prenafeta i Garrusta. Prenafeta impulsó desde la Generalitat, junto a Juan Piqué Vidal -abogado de Pujol en el caso Banca Catalana e imputado judicialmente por el caso Estivill, por el que el fiscal le pide seis años de cárcel- el diario El Observador para, como manifestaba, "hundir a La Vanguardia". El Observador cerró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de junio de 2004