Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones Europeas

Rajoy afirma que el PSOE "retrocede" por hablar sólo de la guerra

"Esto de Irak ya pasó, y probablemente por eso está usted en el Gobierno", dice a Zapatero

El PP ha perdido las elecciones europeas, pero, según el análisis de su líder, Mariano Rajoy, ha logrado un "resultado excepcional", pues "no es normal que en sólo dos meses un Gobierno sufra un retroceso electoral". El que el PP haya recortado su distancia con el PSOE de cinco a dos puntos obedece, según Rajoy, a dos motivos: al "carrusel de declaraciones contradictorias" entre miembros del Gobierno, sobre todo en asuntos económicos, y a haber apoyado "toda la campaña" sólo en la guerra de Irak.

"Esto de Irak ya pasó, y probablemente por eso está usted en el Gobierno, pero ya pasó. Dedíquese usted a otra cosa", conminó Rajoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Aún más, mantuvo que si hoy se celebraran elecciones generales, la guerra de Irak no daría ni quitaría votos a los dos principales partidos porque los ciudadanos ya han descontado el impacto de ese conflicto. Sobre todo, tras el regreso de las tropas.

El líder del PP reclamó al presidente Zapatero a pasar de "la política de gestos" a las decisiones. "Ya no queda excusa alguna para no ponerse a gobernar como Dios manda". Con esta frase arrancó Rajoy su papel como líder de la oposición refrendado por unas elecciones que no han debilitado al PP respecto al resultado que obtuvo en las generales del 14 de marzo.

Rajoy reunió al Comité Ejecutivo Nacional de su partido para intercambiar felicitaciones y para anunciar que el congreso del PP en el que él se presentará para sustituir como presidente del partido a José María Aznar se celebrará el último fin de semana de septiembre o el primero de octubre. La elección entre uno u otro fin de semana la hará, el próximo lunes, la Junta Directiva Nacional del PP, su máximo órgano entre congresos.

Esa Junta Directiva también fijará el plan de trabajo del congreso. Después, el PP dedicará el último trimestre del año a celebrar sus congresos regionales, y el primero de 2005 a terminar de reorganizar el partido con los congresos provinciales.

Tras repasar las cuestiones organizativas, Rajoy dio su interpretación de los resultados del 13-J. Primero dijo que "no caben extrapolaciones" entre distintas elecciones, pero hizo una: tradujo los resultados del domingo a cómo habría quedado un hipotético Congreso de los Diputados con esa distribución de votos. "Si esto hubiera ocurrido en generales, aunque no es extrapolable, el PSOE hubiera tenido 161 escaños y nosotros 160". Con ese dato destacó la "fortaleza" de su partido y la "debilidad" del Gobierno. Abundó en que el PSOE estaba el 13-J en "la mejor situación" para haber tenido un resultado más holgado. "En teoría era el mejor momento para el PSOE. Acaba de llegar al Gobierno y eso genera expectativas y apoyos", afirmó. Además, "la caída de IU ha sido tremenda", lo que también debería haber beneficiado, según el PP, a los socialistas.

"Que se ponga a gobernar"

Con sus 300.000 votos de diferencia, Rajoy reclamó al presidente que "se deje de tanta política de gestos y se ponga a gobernar". Eso, según él, es especialmente necesario en el área económica "pues el carrusel de declaraciones contradictorias está generando mucha incertidumbre y eso es un riesgo para la economía". Al igual que en campaña, Rajoy repasó las distintas declaraciones sobre reforma fiscal, con el ejemplo de las plusvalías y la vivienda, como muestra de ese "carrusel".

El primer debate será sobre política europea hoy en el Congreso. Rajoy reclamará al presidente que defienda el peso, en votos, que España logró en el Tratado de Niza en su negociación de la Constitución europea. "A veces tiene uno la sensación que sólo quieren llegar a acuerdos sin importar su contenido", se quejó para enfatizar que "en Niza hubo un acuerdo" y reiterar que el PP "apoyará al Gobierno" si no cede a cambio de nada.

Pero pronosticó que cederá "porque es un Gobierno débil e inestable". Y que lo hará tanto delante de sus socios europeos como aquí con sus socios nacionalistas, pese al varapalo, en votos, que han sufrido estas fuerzas en las elecciones del domingo. "Yo le reitero mi oferta a tratar con el PP los temas serios", afirmó. Ésos son el terrorismo, el modelo de Estado, las grandes cuestiones económicas y la política internacional.

Rajoy defendió que, tras los resultados del 13-J, tiene aún menos sentido que antes que el PSOE acepte que las autonomías marquen el alcance de las reformas estatutarias. Recordó que "en estas elecciones, los grandes partidos nacionales han obtenido un apoyo mayoritario de la sociedad española" y que al PP "no le gusta el procedimiento por el que cada parlamento autónomo decide y luego deja lo que le queda como competencias del Estado". Por ello, pidió de nuevo "un acuerdo" entre el PP y el PSOE "en temas constitucionales y estatutarios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 2004