Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones Europeas

El PSOE confía en que el PP deje de deslegitimar el resultado del 14 de marzo

Blanco dice que con la participación de las generales la ventaja socialista habría sido de 8 puntos

Desde el comienzo de la democracia en España la abstención se instala invariablemente en la izquierda, y por esta razón el resultado que ayer obtuvo el PSOE, con 300.000 votos más que el PP, alegró doblemente a los socialistas. Éste fue el principal análisis que ayer hizo la ejecutiva federal, que en absoluto encuentra motivos de preocupación sobre el apoyo de los ciudadanos; simplemente se abstuvieron porque no se sintieron motivados para ir a votar. En clave nacional, al PSOE le gustaría que el PP deje de considerar que el 14-M fue "un espejismo" y no deslegitime ese resultado.

Una distancia de 300.000 votos como la que ha sacado el PSOE al PP con una participación mayor hubiera sido un motivo de preocupación para los socialistas. Ahora bien, con un 46% de participación obtener esa distancia se antoja a los socialistas que es motivo de gran satisfacción y signo de que los ciudadanos les siguen apoyando mayoritariamente. Este fue el principal análisis que ayer hicieron los miembros de la ejecutiva federal del PSOE después de temer durante varias horas que la victoria del PP era posible si no se llegaba a una participación del 50%.

El análisis que hizo en la ejecutiva el secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, corroborado con datos posteriormente por un informe del secretario de Organización y responsable electoral, José Blanco, le llevó a proclamar ante sus compañeros que "el cambio político en España se ha consolidado", después de tres victorias consecutivas del PSOE: municipales, generales y europeas.

En las primeras, celebradas hace un año, el PSOE obtuvo el 37% de los sufragios; en las generales un 42% y en las europeas un 43%. "Este ha sido el tercer mejor resultado del PSOE en toda la historia de la democracia después de 1982 y 1986", recordó Blanco, que dio los datos de varias formas diferentes para demostrar que su victoria ha sido rotunda y no hay motivos de preocupación, salvo la frustración e insatisfacción que ha provocado la escasa participación ciudadana, aquí y en toda Europa, en los comicios europeos.

"El cambio político se ha consolidado y se convierte en el primer partido de España, por lo que nuestro sentimiento es de satisfacción, agradecimiento y responsabilidad", señaló Blanco. En el análisis interno se comentó que la abstención perjudica invariablemente a la izquierda y, a partir de ese dato, los miembros de la ejecutiva hablaron de "milagro", "mérito" y "emoción" por los resultados obtenidos ayer y que les tuvieron en vilo varias horas.

"El PP, después de estas elecciones, debería darse cuenta de que el 14 de marzo no fue un espejismo y que debe de dejar de deslegitimar el resultado", pidió Blanco. En torno al afán que atribuyen los socialistas al PP de deslegitimar los resultados del 14-M se habló mucho en la reunión de la ejecutiva y se hicieron preguntas retóricas respecto a si se debía abandonar esa vía de ataque.

Tampoco les gusta a los socialistas que se ponga el énfasis en que en estas elecciones la distancia con el PP es de dos puntos, cuando en las generales fue de cinco. Una y otra vez el responsable de Organización del PSOE pidió que no se establecería esa comparación porque es técnica y políticamente errónea cuando entre una y otra hay treinta puntos de diferencia en la participación. Pero tanto se insistió ayer en la comparecencia pública en ese dato que Blanco cedió a la tentación de hacer cálculos. "Algunos me llaman el bruxo [brujo en gallego], y, sin ánimo de hacer bruxerías, creo que si la tendencia electoral que sigue el PSOE se consolida con el resultado de ayer y aplicamos la participación de las elecciones generales, entonces, la distancia con el PP sería de ocho puntos".

En ese punto, el responsable electoral del PSOE parafraseó las palabras que la noche electoral lanzó José Borrell lleno de entusiasmo: "Ganamos con mucha participación en marzo y con mucha abstención en junio; ganamos en cualquier circunstancia".

Todos contentos

Pero el PP se mostró ayer satisfecho de los resultados electorales y sí puso el acento en que habían acortado distancia. "Muy bien, nos alegramos mucho de que el PP esté muy alegre con sus resultados; llevan tres elecciones consecutivas perdiendo y si se alegran, nosotros nos alegramos de que se alegren", ironizó Blanco. El secretario de Organización recordó después que el PSOE había hecho el tránsito del Gobierno a la oposición y vuelta al Gobierno asumiendo errores. "El PP puede hacer lo mismo o persistir en la actitud de cuestionar los resultados electorales perjudicándose a ellos mismos y a la democracia, añadió.

Mucho más serio se puso cuando se le pidió una consideración política sobre el resultado electoral de IU y si "el voto prestado" que tuvo el PSOE en marzo, según apreciación de esa coalición, seguiría ayer en el ámbito de los socialistas o de la abstención.

"Nadie es titular de ningún voto ya que cada voto corresponde exclusivamente a los ciudadanos que en cada momento y en cada elección vota a quien considera oportuno y conecta mejor con sus intereses o ideales", opinó.

En el análisis interno del PSOE, sin embargo, no surge en ningún momento la hipótesis de que los ciudadanos, al menos en parte, se hayan abstenido como aviso al Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 2004