Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otros dos detenidos, uno de ellos menor, por el robo de los explosivos

La Guardia Civil, a instancias del juez Juan del Olmo, detuvo ayer a otras dos personas en Asturias en relación con los explosivos utilizados en los atentados del 11-M, con lo que las personas arrestadas en relación con este asunto se elevan ya a 10. Uno de los dos últimos detenidos es Sergio Álvarez Sánchez, de 23 años, que fue arrestado en Salinas, dentro del término municipal de Castrillón (Asturias) y trabaja en un centro comercial de esta localidad. El otro es un menor que fue detenido en una calle de Avilés, por lo que ni la Guardia Civil, ni la Delegación del Gobierno o la Audiencia Nacional van a facilitar su identidad.

Inicialmente han sido imputados por un delito de colaboración con banda armada y han sido trasladados a dependencias de la Guardia Civil en Madrid, donde están siendo interrogados.

Estas últimas detenciones, según fuentes de la investigación, han sido acordadas a raíz de las manifestaciones de otros de los detenidos y presuntamente estarían relacionados con la red que vendió los explosivos usados en los atentados del 11-M por dinero y droga.

De madrugada

Por su parte, el juez Juan del Olmo inició ayer los interrogatorios de los ocho detenidos el pasado 9 de junio en relación con la trama de la venta de explosivos. Al cierre de esta edición, únicamente habían declarado tres de los imputados y estaba previsto que las declaraciones se prolongasen hasta las seis de la mañana.

El primero en declarar fue Antonio Toro Castro, cuñado de José Emilio Suárez Trashorras, que ya estuvo detenido entre el 27 de marzo y el 2 de abril de este año, aunque en aquella ocasión el juez le dejó en libertad con obligación de fijar domicilio.

Ahora, tras declarar durante dos horas y media, el magistrado ordenó su detención judicial durante un plazo máximo de 72 horas, con la finalidad de practicar una serie de diligencias que pueden determinar su ingreso en prisión o su puesta en libertad.

Toro coincidió en prisión con Rafá Zuheir, y en febrero de este año, participó presuntamente en una reunión celebrada en una hamburguesería de Madrid, junto con su cuñado José Emilio Suárez Trashorras, Zuheir, Jamal Ahmidan, El Chino y Mowgli, Mohamed Oulad Akcha (ambos muertos en el suicidio colectivo de Leganés) y Rachid Agly, imputado en esta causa y en prisión incondicional. En la reunión se habló de la compra de explosivos y detonadores para una explotación minera en el Magreb.

También ha declarado Carmen Toro Castro, de 23 años, hermana del anterior y esposa de Suárez Trashorras. El juez no ha adoptado todavía ninguna medida sobre su situación personal. El tercero en iniciar su declaración ha sido Javier González Díaz, El Dinamita. Los restantes detenidos fueron compareciendo ante el juez a lo largo de la madrugada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 2004