Miles de trabajadores denuncian el traslado de Nissan y Renault

Más de 5.000 personas se manifestaron ayer en la Puerta del Sol contra la "especulación y la política de desindustrialización del PP"

El cierre o traslado de industrias convocó ayer, a las seis de la tarde, a miles de trabajadores del sector minerometalúrgico en apoyo a los 1.200 empleados de las factorías Renault (Villaverde) y Nissan (Cuatro Vientos). Acompañados muchos de ellos de sus familias, los manifestantes tardaron más de una hora en recorrer el tramo de la calle Mayor que va desde la plaza de la Villa a la Puerta del Sol coreando frases contra el alcalde.

Más información
Nissan trasladará su sede a Yokohama en 2010 para ahorrar impuestos

La manifestación convocada por CC OO y UGT contra el cierre de Nissan y Renault Vehículos Industriales, que abandonarán Madrid en 2006 para trasladarse a Francia y Barcelona, respectivamente, congregó, pese al calor, a casi 5.000 personas, según los sindicatos.

La manifestación, integrada por los trabajadores directamente afectados por el traslado de esas factorías (acompañados muchos de ellos por su hijos), delegados sindicales de otras empresas del sector, y cargos públicos como Ángel Pérez, diputado por IU; Julio Misiego y Concha Denche, concejales de esa misma coalición, partió de la plaza de la Villa, donde está la sede del Ayuntamiento.

La mayoría de los congregados iban ataviados con camisetas azul oscuro con lemas como "Renault Villaverde tiene futuro", "No al cierre", "Por un empleo estable y de calidad" y "Nissan no se cierra". A esos lemas se sumaron los que corearon a lo largo de la marcha, entre sirenas y silbatos, centrando sus críticas, fundamentalmente, en la actuación del Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón con frases como "Esto nos pasa por un alcalde facha" y "Espe, Botella, la Nissan no se cierra", en referencia directa a la presidenta del Ejecutivo regional y a Ana Botella, concejal de Empleo. Los sindicatos achacan la huida de empresas de la capital a que en el Plan General de Ordenación Urbana se autoriza la recalificación de suelo industrial para residencial, construyéndose sobre esos terrenos viviendas de precio libre.

A las 19.00, casi la misma hora que en la plaza de las Ventas arrancaba la corrida de la Beneficencia -organizada por la Comunidad y a la que tradicionalmente asisten miembros del Gobierno regional y local-, llegaron los 5.000 manifestantes a la Puerta del Sol, donde está la sede del Gobierno regional. Durante el recorrido por la calle Mayor, el colorido de las banderas, unido al aparato acústico que acompañó la marcha, atrajo la atención de grupos de turistas, que no dudaron en hacerse fotos junto a la cabecera de la manifestación. Ésta portaba una pancarta con el lema "Por la industria de la automoción en Madrid. No al cierre de Nissan Cuatro Vientos y de Renault Villaverde".

Calidad

El secretario general de CC OO, Javier López, que ayudó a portar esa pancarta, calificó la manifestación como "el punto de arranque de una nueva batalla por el empleo estable y de calidad".

El traslado de las dos empresas supondrá la pérdida de 1.200 puestos de trabajo directos y otros 2.500 indirectos en empresas auxiliares y proveedores relacionados con Renault y Nissan, según los sindicatos.

Los secretarios generales de Minerometalúrgica de UGT y CC OO de Madrid, Carlos Romero y Felipe López, respectivamente, aseguraron que el cierre de ambas factorías "no se produce porque no sean rentables ni competitivas o porque sus productos sean obsoletos, sino porque se quiere especular con los terrenos y obtener plusvalías con su recalificación y venta". "Cuando todavía era presidente regional Ruiz-Gallardón, quitaron a bombo y platillo la fábrica de Vespa, en la calle de Julián Camarillo. La llevaron a Arganda, pero ahora esa fábrica ya tampoco existe. Madrid se está quedando sin industrias y alguien tiene que parar los pies a las multinacionales", reclamó López.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS