Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Justicia investiga presuntas palizas de funcionarios a 40 presos tras un motín

El Gobierno remite al fiscal y al juez el relato de ocho reclusos de la cárcel de Quatre Camins

El Departamento de Justicia de la Generalitat ha abierto una investigación para esclarecer la actuación de los funcionarios de la cárcel de Quatre Camins tras el motín del pasado 30 de abril a raíz de que ocho internos explicaran haber sufrido graves malos tratos en las horas y los días posteriores. Estos presos han sido visitados por un grupo de juristas en las cárceles y su relato se ha plasmado en un documento de 50 páginas que la Generalitat ha enviado a la fiscalía y al Juzgado de Instrucción número 3 de Granollers, que investiga el motín y las denuncias de los presos.

El propio Departamento de Justicia ha incorporado a su investigación interna ese documento y ha anunciado que tomará declaración a los reclusos. La próxima semana empezarán a explicar lo ocurrido, en presencia de su abogado y de un inspector de la Secretaría General de Servicios Penitenciarios, al frente de la cual está Albert Batlle.

El relato de las supuestas palizas sufridas por los presos fue difundido ayer por un grupo de asociaciones de juristas poco después de que la Generalitat hiciese público que abría esa investigación interna. El comunicado en el que se detalla la versión de los presos lo firman el Observatorio del Sistema Penal de la Universidad de Barcelona, la Asociación Catalana de Juristas Demócratas, Justícia i Pau, la comisión de defensa del Colegio de Abogados de Barcelona y la Asociación Catalana para la Defensa de los Derechos Humanos.

Hasta ahora han sido entrevistados ocho presos, pero hoy mismo otros dos más serán visitados por esos juristas y en los próximos días es probable que se amplíe la relación. Hasta ahora Justicia no ha puesto ningún impedimento para que se celebren esas entrevistas. Los ocho presos entrevistados han coincidido en explicar que dos horas después de que finalizase el motín ocurrido en el módulo 1, en el que fue gravemente herido con un estilete el sudirector Manuel Tallón, fueron sacados de las celdas por los funcionarios y sufrieron todo tipo de golpes. Primero en Quatre Camins y después cuando llegaron a las otras cárceles.

Los juristas aseguran que existen partes médicos que avalan los malos tratos y que también está documentado el ilegal régimen de aislamiento que sufrieron durante varios días durante las 24 horas. Existe, además, un testigo presencial de las supuestas agresiones que irá a declarar ante el juez, y algunos de los funcionarios ya han sido identificados. Los presos creen que el objetivo de las agresión castigarlos por las lesiones sufridas por el subdirector y obtener los nombres de los cabecillas de esos altercados.

Miguel Pueyo, responsable de prisiones de UGT, el sindicato mayoritario del sector, en el que se integró la sección de la Candidatura Autónoma de Trabajadores de la Administración de Cataluña (CATAC), defendió ayer la "profesionalidad" de los funcionarios y reclamó la presunción de inocencia. Por su parte, CC OO anunció anoche que apoya la investigación de Justicia, pero precisó que cuando finalice emprenderá acciones legales contra los que han realizado "acusaciones infundadas" para destruir "el sistema penitenciario y a sus trabajadores".

Las asociaciones de juristas se felicitan por la apertura de la investigación porque refleja "una auténtica voluntad de esclarecer cuanto haya sucedido, en el marco de una política penitenciaria respetuosa con los derechos fundamentales". Del mismo modo, esos juristas insisten en que no pretenden "acusar globalmente al colectivo de trabajadores de practicar malos tratos, ni situarlo bajo una genérica sospecha", pero les piden que no muestren actitudes corporativas.

Justicia ha dado órdenes para que los 40 presos que supuestamente fueron maltratados sean trasladados a otras cárceles y se les permita salir de la celda al menos una hora al día.

Desnudos en el furgón

Las asociaciones de juristas exponen en un comunicado difundido ayer que los 40 internos fueron sacados de las celdas de Quatre Camins esposados con las manos en la espalda y "arrojados por las escaleras". Después cruzaron un largo pasillo que comunica el módulo 1 con el de ingresos de la cárcel y en ese trayecto los presos explican "haber sido golpeados con puñetazos, patadas, porras y otros elementos".

Al llegar a la zona de ingresos, según su versión, "fueron desnudados, golpeados nuevamente y arrojados a los furgones" policiales para trasladarlos a las cárceles de Ponent, Brians y la Modelo, "donde fueron nuevamente agredidos". Los presos explican que se les siguió pegando durante varios días, hasta que empezaron a ser visitados, y que han sufrido "muchos días" de aislamiento durante las 24 horas, sin poder salir de la celda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de junio de 2004

Más información