Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT-Euskadi creará mañana una comisión para poner en marcha una 'caja de resistencia'

Los cuatro sindicatos mayoritarios tendrán fondos de solidaridad para la confrontación social

UGT-Euskadi es el último de los cuatro sindicatos representativos que contará con una caja de resistencia destinada a apoyar a los trabajadores en huelga. El comité nacional de UGT, que se reúne mañana en Bilbao, aprobará la creación de una comisión que estudie el modelo exacto de fondo de solidaridad. A lo largo de este año CC OO y LAB han anunciado también la creación de cajas de resistencia, que hasta ahora solamente tenían el sindicato mayoritario, ELA, y USO. El fondo solidario de UGT se nutrirá de las cuotas de los afiliados.

La vida sindical en Euskadi ha caminado marcada por el modelo ELA, una central con una fuerte capacidad económica. El sindicato mayoritario en Euskadi cuenta con una caja de resistencia que permite que sus afiliados sobrevivan a largas huelgas. La prueba más evidente es el conflicto de Pferd Rüggerberg, Caballito, en Vitoria, con un paro de ya siete meses. Fuentes sindicales aseguran que ahora mismo la mayor parte de los trabajadores en huelga se han arrimado al tejado de ELA para poder aguantar. La retribución de este sindicato en caso de conflicto va desde los 582 euros al mes al doble de esa cifra en determinadas circunstancias.

Este es un ejemplo de como la caja de resistencia de ELA se había convertido más en un elemento de pelea intersindicdal más que en un factor de solidaridad. De hecho, Rafa Díez, secretario general de LAB, aseguró las vísperas de su congreso, a mediados de mayo, que su modelo "nunca debe desactivar los niveles de solidaridad de clase": "No será un modelo que se utilice como instrumento de afiliación o que permita que trabajadores en huelga puedan ganar muchísimo más que miles y miles que están trabajando, como está sucediendo".

Defensa activa

El criterio de UGT es parecido. Quiere que su fondo de solidaridad sirva para favorecer los pulsos con la patronal. Sin embargo, desde el sindicato que dirige Dámaso Casado, se reconoce que hay que realizar una defensa activa frente al modelo de ELA y que es necesario que se cree el fondo. Su idea es que entre los trabajadores cala la idea de que ELA es la única central que apoya al trabajador en momentos de confrontación, algo que, a su entender, no es real.

La opinión de CC OO es similar. Consideran que se hace necesario implantar un modelo de solidaridad dado el "uso perverso" que ELA ha hecho del mismo. ELA financia su caja con el 25% de la cuota anual. El sindicato que dirige Josu Onaindi dotará su fondo con el 85% de las cuotas de los seis primeros meses de los nuevos afiliados, con parte de las subvenciones oficiales y con aportaciones voluntarias. La propuesta de Comisiones pasa por utilizar la caja solamente en conflictos de empresa y no en los sectoriales. La indemnización a los trabajadores en huelga está aún sin decidir. Frente a esta postura, UGT quiere utilizar su fondo en todo tipo de conflictos. Considera que limitando su actuación a las huelgas de empresa y excluyendo las de sector se pierde el objetivo de competencia con ELA. Áhora mismo, la construcción en Guipúzcoa lleva desde el 10 de mayo en huelga con el apoyo de todas las centrales. Solamente los afiliados de ELA y USO cobran.

Esta última central cuenta también con un fondo de solidaridad. Cobra a sus afiliados una cuota anual de 106 euros, en los que está incluida la parte de la caja de resistencia. Así, este sindicato cubre determinadas sanciones a los trabajadores y una indemnización en caso de muerte o invalidez. La compensación al empleado en huelga va del 75% al 100% del salario mínimo (460,5 euros al mes).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de junio de 2004