Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Izar pone a flote el último encargo de sus astilleros en Sevilla

Los trabajadores demandan trabajo para evitar la regulación

La planta de Izar en Sevilla puso ayer a flote el transbordador El Djazair, el último encargo de construcción de la factoría sevillana. El comité de empresa mostró el barco como ejemplo de capacidad productiva de calidad y exigió a la dirección que busque nuevos contratos para mantener la actividad. El Djazair ha sido construido para la empresa argelina ENTMV y tiene capacidad 1.300 pasajeros.

Los trabajadores hicieron del acto de ayer una jornada reivindicativa. Si no se consiguen nuevos encargos en ocho meses, habrá regulación de empleo. El presidente del comité de empresa, Ignacio Sánchez, explicó que la principal reivindicación y la más urgente de los trabajadores es "la contratación de buques". "No podemos dejar la factoría vacía", advirtió.

El presidente del comité se entrevistó con el máximo responsable de Izar, Juan Pedro Gómez, a quien le planteó la inquietud generada por el presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (propietaria de Izar), Enrique Martínez, quien advirtió el jueves sobre la necesidad de establecer ajustes "importantes" en los astilleros.

Sánchez pidió cautela hasta conocer los resultados de la comisión interministerial que estudia las posibles soluciones a la crisis de los astilleros. No obstante avisó: "El comité no tiene ninguna intención de negociar nada restrictivo ni de pérdida de empleo".

Leche de cabra

El buque puesto a flote ayer, bautizado con una botella de leche de cabra, como manda la tradición de Argelia, país que abandera la nave, es el segundo de los dos contratados por la empresa ENTMV a Izar. El primero de ellos, Tassili II, fue botado el pasado 27 de octubre.

Cada uno de estos barcos puede acomodar hasta 1.300 pasajeros y 135 tripulantes a lo largo de los aproximadamente 11.300 metros cuadrados de superficie útil de los que dispone. Además, carga 300 coches o 42 camiones repartidos en dos garajes. Su eslora total es de 145 metros y tienen una manga de 24. Desarrolla hasta 22 nudos de velocidad (unos 40 kilómetros a la hora) y cuenta con numerosos dispositivos automáticos.

Para su construcción, el astillero ha puesto en marcha medios productivos nuevos que han posibilitado el manejo de bloques de mayor tamaño y tonelaje que en las construcciones anteriores, lo que ha supuesto un ahorro de costes y un acortamiento del proceso productivo, indicó Izar.

Tanto Tassili II como El Djazair cubrirán la ruta Marsella-Argel, en sustitución de los buques Hoggar, Tipasa y Zeralda, construidos a principios de los años setenta.

Los astilleros de Sevilla, junto a los de Puerto Real, San Fernando y Cádiz, han secundado durante todo el año movilizaciones en defensa de sus puestos de trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de junio de 2004