Los trabajadores de astilleros cortan el puente Carranza

Se le acabó la tregua al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Los trabajadores de los astilleros de Puerto Real (Cádiz) retomaron ayer las protestas con un corte de tráfico por sorpresa, de una hora de duración, en el puente José León de Carranza, uno de los dos únicos accesos a la capital. En la primera protesta contra el nuevo Ejecutivo, del PSOE, un millar de trabajadores de la planta puertorrealeña acordó en asamblea secundar una sentada "pacífica" de 12.30 a 13.30, aunque el tráfico no se restableció hasta que, una hora más tarde, los operarios de limpieza retiraron las piedras que arrojaron los empleados al asfalto.

Los trabajadores de Puerto Real aplazaron sus protestas tras la victoria del PSOE en las pasadas elecciones para dar un tiempo "prudencial" al nuevo Gobierno. Tras alcanzar hace unos días un acuerdo sobre el convenio colectivo, a los empleados de esta planta se les acabó ayer la paciencia y cortaron el principal acceso a Cádiz para reclamar "más y mejor" carga de trabajo que "espante los fantasmas de cierres, reconversiones y regulaciones de empleo", según explicó Francisco Caro, secretario del comité de empresa de Puerto Real.

A diferencia de las protestas que acabaron en enfrentamientos y con heridos en los últimos meses de la pasada legislatura, los trabajadores se concentraron sin montar barricadas, ni quemar neumáticos sobre la carretera, sobre la que sí arrojaron piedras.

El consejero de Empleo, Antonio Fernández, pidió a los empleados de astilleros que "aplacen" sus protestas y "den margen" a la Administración central y a la autonómica para "buscar soluciones" que resuelvan el problema de la carga de trabajo. El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, alertó sobre el cierre "ya decretado" de algunas factorías, que no concretó, y el despido de miles de trabajadores. "Ante esto, el presidente Manuel Chaves responde con silencio y aplauso al Gobierno de Zapatero", lamentó Arenas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 31 de mayo de 2004.