Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Complemento por mayor responsabilidad

El pasado jueves 11 de marzo, don Eduardo Zaplana, ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, tres días antes de pasar a serlo en funciones, aprobó una resolución (R.13/2004) por la que autoriza el abono de una productividad por mayor responsabilidad para directores, secretarios y subdirectores provinciales; médicos evaluadores, inspectores médicos y directores de centro residencial, pertenecientes a las entidades gestoras de la Seguridad Social. Los importes oscilan entre los 2.520 y los 5.520 euros anuales (419.293 y 918.451 Pta.).

Esta medida es adoptada por el señor ministro "vistas y valoradas las propuestas formuladas por las entidades gestoras y servicios comunes de la Administración de la Seguridad Social", por lo que ha sido suficiente con que los altos cargos emitan un informe pidiendo una subida de sueldo que oscila entre el 10% y 20%, para que se estime su reivindicación premiando la mayor responsabilidad, la cual, además de ser inherente a los cargos, actualmente es retribuida a través del complemento específico.

Somos miles de compañeros y compañeras los que realizamos funciones superiores a las de nuestra escala y nivel, y que asumimos, por tanto, una responsabilidad mayor que la que nos corresponde, y que no es inherente al puesto que desempeñamos; pero, al parecer, debemos ser irresponsables congénitos, porque existen miles de reclamaciones individuales pidiendo la adecuación de los puestos y salarios a las funciones que desarrollamos y se desestiman una detrás de otra.

En esta ocasión los problemas presupuestarios alegados en tantas ocasiones no han sido un escollo; sin embargo, la subida del IPC real de los salarios de todos los empleados públicos ha sido inviable durante las dos legislaturas, a pesar del superávit de las cuentas públicas.

Un alarde de la poca vergüenza, un descaro total, un uso arbitrario y desproporcionado de esa partida presupuestaria (productividad) a través de la que se ha incrementado amistosamente aún más las diferencias retributivas entre los funcionarios con niveles más altos y los niveles más bajos, que sufrimos una pérdida de poder adquisitivo a la que nadie pone fin.

Los trabajadores públicos esperamos de este nuevo Gobierno, que en campaña electoral ha hecho gala de un talante más abierto y dialogante, mostrando su predisposición a poner freno a las injusticias y arbitrariedades cometidas por el saliente, la retirada de la medida si no va acompañada de subidas proporcionales para todos, así como la tan esperada nueva re-

clasificación de puestos de trabajo para los empleados de la Seguridad Social, en aras de la mejor responsabilidad de todos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de mayo de 2004