Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | La trama para derrocar al presidente del Barça

Conspiración en el Camp Nou

Los acusados hablaron de infiltrar delincuentes en el avión del Barça el día del Depor para agredir a Laporta y forzar su marcha

Joan Laporta, presidente del Barça, fue víctima de una trama para descabalgarlo del cargo al amparo de la mala marcha del equipo entre diciembre y febrero pasados. La conspiración, que incluía una paliza para amedrentarlo y facilitar el camino para una moción de censura, queda reflejada en las diligencias que tramitó el Juzgado de Instrucción número 2 de Vic y que ahora investigará el número 6 de Barcelona. La telaraña se tejió con personas del regimen anterior: Antonio Torn, Antoñito, miembro de los Casuals, una facción de los Boixos Nois, vinculado a la delincuencia común y que quería vengarse por la tolerancia cero practicada con los radicales por Laporta; dos empleados despedidos en diciembre: Manuel Santos, enlace con los boixos y Antonio Iglesias, jefe de seguridad del club, y, por último, Javier Delgado, que fue guardaespaldas del presidente azulgrana. Todos, salvo Iglesias, fueron detenidos en febrero y están imputados. Los acusados aluden en las charlas al ex directivo Ramon Fusté como presunto financiador y confían en que, en un futuro, Josep Lluís Núñez i Navarro, hijo del ex presidente, suceda a Laporta mediante una moción de censura.

La Guardia Civil instó al club a elevar a seis el número de escoltas del presidente azulgrana

El precio de la paliza se fijó dos horas antes del Barça-Madrid en 30.000 euros

Los imputados nunca abandonaron la idea de pegar a Laporta: sólo la aparcaron por el refuerzo de la vigilancia policial y la reacción del Barça en la Liga. El sumario recoge decenas de conversaciones telefónicas en las que aflora esta trama poliédrica descubierta al azar. Éstas son, por orden cronológico, algunas de ellas.

- Pintadas en casa de Laporta. A finales de noviembre aparecieron pintadas amenazadoras en la casa de Laporta. La denuncia, investigada por el Juzgado de Instrucción número 15 de Barcelona, fue archivada por falta de autor conocido. Antoñito, cuyo teléfono estaba intervenido por su implicación en una red de tráfico de drogas, habla con alguien "sin identificar" y le dice que Marc

[miembro de los Boixos Nois;Marc Cortina, según los investigadores] es el autor de las pintadas.

- "Pagar 'pa' liarla". Antoñito y Santos hablan el 4 de diciembre de otras pintadas aparecidas contra el equipo (acaba de perder 5-1 en Málaga) y cómo podrían aprovecharse contra Laporta.

S. Bueno, ya hablaremos sobre ese particular si pierde el domingo y eso a ver si Fusté ya se empieza a mover con nosotros.

A. ¿No hay otro opositor?

S. Sí, pero el mejor, el Fusté.

A. Sí ¿no?

S. El Fusté aunque no sea presidente pero que pague pa liarla, porque le tiene una manía muy grande a esta gente.

A. Sí ¿no?

S. Sí, sí. éste sí, éste hará, pegará fuerte, ¿sabes?

- El precio de la paliza. El 6 de diciembre, dos horas antes del Barça-Madrid (1-2), Antoñito habla con Santos y, por primera vez, plantea la posibilidad de agredir a Laporta.

S. ¿Estamos dispuestos a hacer lo que haga falta?

A. Sí.

S. ¿Tocarle la cara también a él, al giri ese, al presi?

A. Sí.

S. Con dinero en mano, ¿verdad que sí?

A. Sí, se puede mirar (Santos asiente). La gente que se dedica a eso quiere bastante dinero Manolo, eh, no lo hacen por dos duros.

S.

¿Qué piden? ¿Millones?

A. Hombre, como mínimo.

S. Pero, ¿en eso también podemos ganar nosotros algo, no? Medio kilo cada uno, tú y yo, ¿no?

A. Claro, hombre, si nos dan cinco millones por eso, sí. Les damos cuatro pa ellos uno pa ti y pa mí. ¿Vale? Tengo unos chicos que lo hacen.

S. Vale, pues estoy hablando con el tío ese en [un restaurante]

y... si entonces ya hablaremos.

- El guardaespaldas. La Guardia Civil alerta el día 8 al Barça de que Laporta corre serio peligro y le insta a que, como mínimo, pase de dos escoltas a seis. El momento es delicado: al día siguiente, el 9, el equipo juega un amistoso en Sabadell y el club pide a la empresa Prosegur más escoltas. Uno de ellos es Javier Delgado, quien le comunica la noticia a Antoñito el día 9. Éste le pide que medie ante Laporta en favor de los boixos y hablan de la agresión.

D. ¿Estás sentado?

A. Sí, ¿por qué?

D. Soy el nuevo guardaespaldas de Laporta.

A. Júralo por tu honor.

D. Por mi madre. A partir de hoy a las siete tengo que hacer el acompañamiento a Laporta.

A. ¿De qué hora?

D. Ya hablaremos tranquilamente tú y yo. Porque hay días ¿sabes qué pasa? Que mi coche no va muy bien, sabes (Antoñito asiente). Y hay días que mi coche se estropea, no llega a los sitios.

A. Tú puedes hacer de enlace con el Laporta y nosotros, en un momento dado, hablar con él. Oye mira, que yo conozco esos chavales y tal.

D. Todo lo que tú quieras, pero déjame unos días. Sí, porque dicen que han tenido, que están, que tienen miedo de que le hagan algo. Voy con tres tíos más.

A. ¿Vas con él todo el día?

D. Todo el día, todo el día.

A. ¿Qué dices?

D. ¿Por qué te voy a engañar, Antoñito?

A. Lleva cuatro.

D. Cuatro tíos a partir de hoy.

A. ¿Y eso?

D. No sé. Tiene miedo que le hagan algo, sí.

A. ¿Pero tiene miedo por los Boixos Nois o por otra gente?

D. No, no, no, ni Boixos Nois, ni... No habla de Boixos Nois. Tiene miedo de que le hagan algo, dice que como el Barça va cantidad de mal (11º en la Liga) y está perdiendo puestos y la gente se le está echando encima, que está cagao, tío.

A. ¿Sí?

D. Sí, sí. Se cambia todo y ya está, pero esperaremos al día 24.

A. ¿Tanto?

D. Claro ¿Qué buscamos, Antoñito? Buscamos lo máximo posible.

A. Ya, pero antes del 24, también. Este fin de semana hay pasta. Más. Yo creo que más y todo.

D. ¿Quieres que lo hagamos este fin de semana?

A. Sí, sí. Mejor.

D. Vas a flipar, amigo mío. Mejor imposible. Ahora que te den el dinero y verás... En el periódico, un escolta le pega, je, je..

A. ¿Qué dices? ¿Le puedes pegar tú a tú...?

D. Lo tengo al lado.

A. Júralo por las niñas. ¿Le zurras estando de...?

D. Te lo juro por mis tres hijos. Tú a mí me llegas y me pones el dinero encima, lo que dijimos. (Antoñito asiente). Y, y ya verás. Salgo en los periódicos, no te engaño, sólo tengo una palabra.

- La agresión del escolta. Policías, mossos y guardias civiles blindan la Nova Creu Alta de Sabadell para evitar la agresión. Los agentes informan el día 10 al club de quién es Delgado, pero la junta se ha anticipado: prescinde del escolta al percatarse de que el 30 de noviembre había agredido a otro vigilante, hermano de Carlos Naval, delegado del Barça. El sumario recoge esta charla entre Delgado y Antoñito un día después de aquel incidente, surgido cuando el hermano de Naval pidió a Delgado que se identificara.

D. (...) Y digo: pero tú eres tonto o te pasa algo chaval y le hago pam con la mano abierta...lo noqueé de cabeza.

A. ¿Qué dices?

D. Lo que te digo, tío. Le pegué un guantazo con la mano abierta y lo noquée, tío. Le di en el mentón y lo noqueé, cayó peloto, se abrió la cabeza de cuajo, vino una ambulancia y se lo tuvo que llevar.

- Un empleado amenazado.

Antoñito llama a Santos el 23 de diciembre y expresa su voluntad de agredir a un empleado del club.

A. Él también os ha traicionado.

S. Sí, es un fuera de serie (...) Sabe más de la cuenta.

A. Tú lo que tienes que hacer es darme su dirección [del empleado amenazado]. El Iglesias te la podría decir.

S. Si ya lo sé, si yo he ido. Yo he estado en su casa.

A. Ya, pero si nos ve por allí, malo.

S. Espérate un momento... es en -le dice el pueblo- la última torre a la izquierda.

A. Ya (...) sí, pero hay que dar la dirección. (...) Dámela entera, que éste no se salva. Cueste lo que cueste hay que darle un escarmiento. Sí, sí, sí, ese no se salva.

S. Ten cuidado que éste lleva la pipa, (pistola) ¡eh!

A. Bueno, es igual, que la lleve.

S. No, que digo, que se lo avises, que le avises a quien sea, no me entiendes.

A. ¿Pero la lleva siempre?

S. Casi siempre, sí.

A. (...) Porque tiene miedo.

S. Ciertamente (se ríen) exactamente.

- La 'venganza' de Antoñito. Santos recibe el 7 de enero una llamada de una persona que los investigadores denominan X.

X. Que una cosa, voy a llamar al Antonio para ir a comer esta semana con él, tú... porque me sabe mal que ni le he felicitado las fiestas, ni nada.

S. Está muy mal, pues dile... el viernes vamos.

X. Está muy mal, ¿o qué? ¡No me jodas!

S. Sí, está cabreadillo, con todo, y es capaz de ir a pegarle dos puñaladas al Laporta y todo.

X. Pues eso es lo que tiene que hacer (no se entiende) (...). Lo poco que he hablado con él era 'venganza, Óscar, que quiero venganza' (Santos asiente). Ahora no es el momento. No puedes hacer nada.

S. Nada.

- Migueli entra en escena.

Un tal don Manuel llama a Santos el 13 de enero, comentan las declaraciones de Migueli, críticas a Laporta, y Santos añade: "Estamos esperando que Fusté nos diga algo y a ver si empezamos a liarla". Poco después, Santos mantiene esta charla con Migueli, ex jugador del Barça.

S. Tú... que hablas a medias.

M. ¿Cómo que hablo a medias? Sí... se puede decir más alto, pero más claro no ¿eh? (...) ¡Aah! El único que ha saltado he sido yo (...) Y a mí no me han recriminado, porque si me llegan a recriminar, voy a por ellos. Y yo te voy a decir una cosa. Recordemos que el señor Laporta, viene del Elefant Blau y de hacer un voto de censura.

S. Sí, no... Si se le va a hacer más tarde o más temprano, ya te diré algo, porque se va a... se oye algo ¡Eh! De tu amigo tontón

[supuesta alusión a Antón Parera, ex ejecutivo del club].

M. Ya lo sé, ya me llamó (...) Dice que está preparando algo (...) ¡Vaya! ¡El Camp Nou coreando mi nombre! ¡Y todo el mundo callado!

S. Ahí no le silbaban los boixos ¿eh? (...) Je, je, ¿Has visto?

M. Se la están tragando ¿Eh?

S. Sí, sí, sí, sí. Ya se lo dije yo al Antoñito. Si...¡Eso lo llevo yo, lo mismo que pintamos la casa del otro! ¡Igual!

M. ¡Ya, ya, ya!

S. Pero, ¿qué te crees? ¿Qué no le hacemos? ¡Que ahora vamos a hacer más cosas!

[Dice que aguardan a que se le resuelvan un par de asuntos a Fusté].

- La mudanza de Laporta. Antoñito llama a Santos el 20 de enero. Hablan de Migueli y de la próxima mudanza de Laporta.

A. Y qué ¿Está contento, no, con nosotros?

S. Sí. Dijo que el otro día se lo dijo el Núñez al Iglesias (...).

A. ¿Y que le dijo Núñez?

S. No, que muy bien... que ellos también se acuerdan de mí. Claro, hombre. Digo, claro hombre. Que se portó bien con él, no me he portado mal.

S. (...) Se ve lo que más le cabrea es lo de Dimisión, Núñez, sí; Laporta, no. Como este tío siga así no creo que la gente se quede ya con él, es imposible, ya le están metiendo mano los periódicos y la tele.

A. Sí, sí, pero bueno no te creas que le meten mano.

S. ¡No le meten mano ninguna! Empata con el Bilbao (1-1) y parece que ganaron ¡coño!

A. Lo tiene muy bien manipulado este tío, pero tiene que salir alguien a cantarle la caña, si no salta nadie no...

S. El único fue Migueli.

A. Nos tiene que odiar el tío este [Laporta]. Ahora me he enterado de que se quiere de cambiar de piso.

S. Sí, se va... a Sant Cugat.

A. Ya lo sé, ya me he enterado, sé donde es y todo. Dónde está el yerno, dónde está el suegro. Tiene una casa.

S. Sí y se va allí ¿No? [Risas]

A. Cuando esté me avisarán.

Santos, riendo, le informa de que Laporta ha cambiado de coche y que los reventas tienen ganas de "pegarle y todo" por haberles fastidiado el negocio.

S. Si lo que pasa es que estáis muy apagados (...).

A. Claro, mejor.

S. Mejor. Es que es lo que yo te digo, cuando veáis la cosa tranquila, es cuando tenéis que hacerlo, no corriendo y a las prisas para que nos cojan o nos digan algo, ¿me entiendes? (Antoñito asiente). Las cosas las hacéis a vuestra manera pero bien, que se sepa que estáis ahí.

- Silencio sobre Fusté. Antoñito llama a Santos el 26 de enero para regalarle unos puros.

S. Me los dejas en el bingo pero me tienes que llamar, porque estamos hablando con éstos de... tú no mientes nunca a Fusté para nada.

A. ¿Cómo?

S. Que no mientes a Fusté.

A. No, pero... Me van a pagar ellos el abogado ¿no?

S. Que no mientes a nadie, a nadie, a nadie de Fusté, eh.

A. Que no, tranquilo, que no, te doy mi palabra. El abogado, tío, lo he buscado yo.

S. Si hubieran perdido ayer

[el Barça ganó 0-1 en Sevilla e inicia su impresionante racha de 17 partidos invicto] ya teníamos el abogado. Tranquilo, hay que coger las cosas con tranquilidad.

A. Ya, ya. pero hay que hacerlo ya, Manolo, no hay que...

S. Si lo van a hacer. En esta semana te van a decir algo ya.

- La Copa y Núñez. El Barça cae eliminado en Zaragoza el 29 de enero en la Copa del Rey y minutos después Antoñito llama a Santos.

A. Estás contento, ¿no?

S. Hostia (se ríe).

A. (...) Habla ya con estos ya para el abogado.

S. Sí, sí, ahora ya con esto, sí (...) Sí, hombre claro, ya me han llamado ahora mismo también de Madrid, el general [sic]. Sí, hombre, claro, si ese es el que podría venir aquí de seguridad. Ése es el nuestro (risas) ése no hay problema con Ramón (...). Quedamos con él y le planteamos que es lo que él quiere.

A. Con el amigo ese que me dijiste ¿no?

S. Sí, exacto. Sí, sí, sí, pero si quiere más cosas todavía (...). El martes lo llamamos nosotros, comemos o tomamos café y ya quedamos en lo que sea (...). Pero lo que pasa es que no hay que precipitarse.

A. Hay que hacerlo ya Manolo, hay que hacerlo ya.

S. Sí, ya lo sé, ahora sí que se puede hacer

[por la eliminación en la Copa del Rey] (...) Si esta gente esta harta, eh, esta gente hacen una moción, hombre ¡Claro que hacen una moción de censura pero ya mismo!

A.Sí ¿no?

S. Sí, esto para antes de acabar la Liga (...) Esto no puede continuar así.

A. ¿No, no?

S. Que va hombre, si es que pasado o mañana saca Núñez lo que ha dicho. Entonces, ya si que hay pa moción de censura y para todo.

A. ¿Que ha dicho el Núñez?

S. Si, es lo que sale primero en TV-3. Es un programa que hacen a Valero Rivera

[técnico de balonmano] y él hace unas declaraciones.

A. Ah ¿Y Núñez se quiere presentar o no?

S. No; se presentaría el hijo.

A. ¿El hijo de Núñez?

S. El hijo de Núñez iría, con esta gente.

A.

Ah, vale, vale.

S. Claro es él, que quería. asiente). Aunque ya veremos a ver lo que pasa.

- El trío de comensales.

Santos,Fusté e Iglesias comen juntos el 3 de febrero. Santos informa después a Don Manuel [sic].

M. Ah! es que has estado con Ramon Fusté.

S. Sí, se le ve muy contento (...). Lo ve muy bien, ha dado dos opciones buenas por ahora (...). Nada... un abogado que tenemos que buscar

[defendería a los boixos del acoso del club] y un viaje a Valencia, saliendo para el hotel...Si está la cosa mal dar caña al tío (ja).

M.¿Vas a ir con los chicos?

S. No, yo los mando. Como ahora. Les gusta lo que estamos haciendo. Les hemos metido para el rincón, que se oye más fuerte en la tribuna

[alude a los gritos contra Laporta el día del Albacete].

M. ¿Cómo ve Ramon el tema?

S. Lo ve muy bien. Me ha dicho que a lo mejor puede durar esto... puede estar en ocho días que en tres semanas... pero muy contento y muy bien; muy animado y... ha pasado el hijo de Núñez por allí, no sé si por casualidad o porque se lo había dicho el Iglesias... después ya es cuestión de esto..., y que muy bien, que está con el hijo de Núñez muy bien. Es lo que yo le he dicho: Ahí está la fuerza... que usted luego traiga dos amigos fuertes, buenos, con dinero y tal,... que los Núñez y usted son fuertes.

La policía vigiló el encuentro.

Objetivo: moción de censura

La junta del Barça, a través de su abogado Cristóbal Martell, se ha posicionado por primera vez en este proceso judicial a preguntas de EL PAÍS.

En opinión del abogado, "personas relacionadas tiempo atrás con el Barça guiados por intereses extradeportivos pudieron iniciar una conspiración tendente a la desestabilización institucional de los órganos estatutarios del club con la intención de pergeñar en última instancia una moción de censura". El letrado añade que "ese plan, al parecer, pasaba por el amedrentamiento y hasta la violencia física. Confiamos en que la investigación judicial en curso ponga de manifiesto la no implicación de ninguna persona que tuviere en otro tiempo responsabilidad representativa de la institución", en alusión a Fusté y Núñez i Navarro. Martell recuerda que "el Barça y su presidente se han personado ante la justicia como acción popular y acusación particular, para coadyuvar al proceso investigador judicial y ejercitar acusación contra quienes resulten, en su caso, criminalmente responsables".

Pau Molins, abogado de Fusté, negó que su cliente tuviera relación con complot o trama ni para insultar ni para presionar a Laporta y que, por su condición de barcelonista, sólo ha mantenido contactos con ex jugadores, peñas y con personas del entorno del club. El letrado recordó que el juez de Vic nunca inculpó a su cliente [así como tampoco al hijo de Núñez y Migueli] y tildó de "muy injustas" las imputaciones aparecidas en algunos medios, realizadas "de forma interesada por la junta para desprestigiar todo lo relacionado con el pasado".

José Luis Bravo, defensor de Manuel Santos, considera que "el tema se ha salido de madre". "Son conversaciones de gente cabreada. Unos porque los habían despedido (Santos, Delgado e Iglesias) y otros porque estaban descontentos (Antoñito y Fusté) con Laporta". El letrado cree que "nunca ha existido ningún plan para agredir a Laporta" e incluso dudó de que fueran boixos nois los autores de las pintadas. "En todo esto ha habido mucha chulería y mucha brabuconería", precisó al aludir a alguna de las charlas.

Josep Lluís Núñez i Navarro rechazó atender la llamada de este diario. Hace 10 días, emitió una nota en la que negaba cualquier vínculo con la trama y añadía que no cree que la moción de censura sea un instrumento válido para llegar al poder.

Vigilancia policial en Mestalla

Las transcripciones acaban en la comida pero el relato policial sigue. Antoñito llama a Santos el 12 de febrero y le informa que ha encargado el viaje a Mestalla -el Barça juega el 21- a Hugo Fernández Soto, y José Luis Sureda, ex líder de los boixos. El plan es "ir a liarla" al hotel del equipo. En caso de derrota, hablan incluso de contratar a "choricillos" y "gente de esa" conocida de Antoñito para "liarla" en el avión del Barça que viajará el día 27 a A Coruña. Santos avisa que Laporta lleva tres escoltas pero que no tienen "ni media hostia".

El sábado 14, Núñez, en el programa de TV-3 dedicado a Rivera, rompe su silencio y critica a Laporta. Esa noche, el presidente es increpado y empujado por varios socios en el Palau y está a punto de ser agredido. El Barça gana ese domingo al Atlético (3-1) y, el lunes, Fusté llama a Santos y quedan el martes para que le de los 3.420 euros que cuesta el viaje a Mestalla. Iglesias cuenta a Fusté que el hijo de Núñez está muy animado, interesado en meterse en el tema y que ahora falta que los resultados acompañen. El abogado contratado para defender a los boixos, que ha cobrado 6.000 euros, resuelve que el caso está perdido. Santos no informa a Antoñito.

Llega el día de Mestalla y la policía intercepta el autocar en Valencia. Pide la documentación a todos los pasajeros y detiene a Enrique Duran Mayor, en busca y captura. Según el relato, Santos, por indicación de Fusté, insta a los hinchas a insultar a Laporta. Le responden que dependerá si les deja la policía. El Barça gana (0-1) e Iglesias lamenta: "A este tío ya no lo echa nadie". Santos y Antoñito comentan que es mejor aplazarlo todo, cuando Laporta esté más tranquilo. Tres días después, los dos son detenidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de mayo de 2004

Más información