Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Exteriores iraní aplaza su visita tras ir el hijo del sha a la boda

Kamal Jarrazi llega hoy a Madrid y se entrevistará con Zapatero

El ministro de Exteriores iraní, Kamal Jarrazi, que tenía previsto llegar ayer a Madrid para entrevistarse con su homólogo Miguel Ángel Moratinos, decidió posponer la visita en protesta por la invitación a la boda del príncipe de Asturias de la emperatriz viuda Farah Diba y su hijo Reza Pahlevi, aspirante al trono del que fue depuesto su padre, en 1979, por la Revolución Islámica.

La diplomacia española tuvo que emplearse a fondo para hacer entender al Gobierno de Teherán que España desea mantener buenas relaciones con la República Islámica pero que los Reyes pueden invitar a la boda de su hijo a quien deseen. Finalmente, tras todo un día de negociaciones y explicaciones, un portavoz de Exteriores indicó que Jarrazi viajará hoy a Madrid y se entrevistará con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y con Moratinos.

Fuentes de Exteriores indicaron que Farah Diba es "amiga personal" de la Reina y que la familia del fallecido sha vino "sin que se produjeran problemas" a las bodas de las infantas Cristina y Elena. "Esa amistad", añaden, "no implica reconocimiento de legitimidad" a las aspiraciones de Reza Pahlevi, que encabeza desde su exilio en Estados Unidos la oposición monárquica al régimen de los ayatolás.

El malestar de Irán fue recibido con sorpresa en Exteriores, que lo atribuyeron "tal vez" a que en la invitación a la boda de don Felipe y doña Letizia se hacía referencia a la familia del "sha de Persia".

"Invitar a unos individuos que han sido proscritos por el pueblo iraní no es una actuación aceptable", declaró en Teherán un portavoz de Exteriores iraní, informa Reuters.

En la Embajada iraní en Madrid no dieron explicación alguna a la prensa sobre el retraso de la visita, mientras que desde esa sede diplomática se cursaba la protesta por la invitación de la familia del sha.

Primer encuentro

La visita de Jarrazi tiene como objetivo el primer encuentro del jefe de la diplomacia iraní con su homólogo español tras el cambio de Gobierno en España. Las relaciones entre Teherán y Madrid han sido bastante fluidas durante la Administración de José María Aznar. El presidente iraní, Mohamed Jatamí, visitó España en octubre de 2002, con el objetivo de romper el aislamiento internacional del régimen islámico. Su visita, a pesar de estar marcada por problemas de protocolo, fue cordial. También hubo ciertas dificultades en la visita que posteriormente realizó a Teherán la entonces ministra de Exteriores Ana Palacio, por la exigencia a ésta de llevar el preceptivo velo islámico.

Jatamí hizo hincapié en la necesidad de incrementar los intercambios comerciales y la inversión española en ese país de Oriente Próximo, pero el triunfo de los conservadores en las últimas elecciones legislativas, celebradas en febrero pasado, no ha permitido estrechar los contactos hasta tanto no quede claro cual será la política del régimen de los ayatolás ahora que han reforzado su posición en el Parlamento.

La victoria conservadora ha recortado sensiblemente las posibilidades de acción del Gobierno reformista de Jatamí, quien se enfrenta a un periodo muy duro hasta las elecciones presidenciales de febrero próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 2004