La Unión Europea apoya la entrada de Rusia en la OMC

La Unión Europea y Rusia negocian hoy en Moscú un protocolo que, en la práctica, supone la eliminación de los últimos obstáculos serios al ingreso de este país en la Organización Mundial de Comercio. Para ello, el comisario de comercio de la UE, Pascal Lamy, y el ministro de desarrollo económico de Rusia, German Gref, trabajaban anoche para concluir el documento final de unas negociaciones que han durado seis años.

Con un 53% del comercio exterior de Rusia, la UE ampliada es el primer socio comercial de este país. La Comisión ha negociado sobre el ingreso de Rusia en la OMC en nombre de toda la UE y fuentes europeas opinan que, una vez superados los problemas pendientes con Bruselas, Rusia puede ingresar en la OMC el 1 de enero del año próximo, ya que el resto de países en negociaciones se alinearán posiblemente con la posición de la UE.

El protocolo será una importante señal política y el plato fuerte de la cumbre regular entre la UE y Rusia, que se celebra hoy en Moscú y que es la primera que tiene lugar tras la ampliación a 25. Los puntos más arduos incluían los precios del gas y la energía en el mercado interno ruso, el acceso de las compañías europeas a la red de oleoductos y gasoductos rusos y la liberalización del espacio aéreo de Siberia.

Energía

Con el argumento de que las empresas rusas están subvencionadas por los bajos precios de la energía, la UE ha pedido a Rusia un calendario para el aumento de los precios de combustibles para consumo industrial. Bruselas quiere también que la compañía de gas rusa, Gazprom, deje de ser monopolista en la utilización de la red de gasoductos y que el acceso a oleoductos y gasoductos sea regulado de forma transparente y equitativa. Rusia ha aprobado una ley sobre acceso de terceros al transporte por su territorio, pero carece de un mecanismo para su puesta en práctica, señalaron fuentes comunitarias. Bruselas ha pedido a Rusia que concluya el mecanismo legislativo para garantizar el acceso a operadores extranjeros para el primero de enero de 2005.

En lo que se refiere a los derechos de vuelo sobre Siberia, las compañías aéreas europeas pagan 220 millones de euros anuales a la compañía de aviación Aeroflot por el derecho a sobrevolar este territorio. Para acabar con esta práctica, contraria al principio de libre tránsito, Bruselas ha ofrecido un fondo para la modernización a la flota de aviones rusa, al que contribuirían las compañías europeas, a cambio de un calendario para anular progresivamente el pago de derechos de tránsito.

Rusia solicitó el ingreso en la OMC en 1993, cuando la organización se llamaba GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio). En 1995 comenzó un proceso de negociación para analizar la adaptación de la normativa rusa, que se convirtió en negociaciones bilaterales desde 1998. En 2000, con la llegada de Putin, el proceso adquirió un mayor dinamismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de mayo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50