Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CONSECUENCIAS DEL 11-M

Detenidos un hermano de El Chino por droga y otro por estancia ilegal

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron entre el jueves y ayer a dos hermanos menores de Jamal Ahmidan, El Chino, uno de los principales responsables de la matanza del 11-M, según las investigaciones de la Audiencia Nacional. El Chino se suicidó en Leganés. La policía detuvo, el pasado jueves en Móstoles (Madrid), a Jaber Ahmidan, de 18 años, y Bilal Ahmidan, de 20, por estancia ilegal en España. La policía los localizó cuando el coche en el que viajaban se averió y tuvieron que pedir una grúa.

A uno de ellos, Jaber, se le abrió un expediente de expulsión mientras que Bilal quedó en libertad el viernes tras pasar por el juzgado. Sin embargo, ayer por la tarde, Bilal fue detenido de nuevo cuando visitaba a su hermano en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Moratalaz bajo la acusación de un delito contra la salud pública. Según los agentes, intentaba hacer llegar a su hermano detenido unas pastillas que él asegura que era Trankimazin, un tranquilizante. La defensa de Bilal se basará en este punto para pedir su puesta en libertad ante el juez. Durante la visita a su hermano, también le fue requisada una pequeña cantidad de hachís.

La defensa de Bilal presentará también una denuncia por supuestos malos tratos durante la estancia de éste en las dependencias policiales de Moratalaz. Ayer por la tarde fue trasladado a un centro médico para que se le realizara un examen forense.

Cien fanáticos desde 2001

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detenido desde 2001 a 112 personas por su presunta vinculación con Al Qaeda, aunque sólo 40 han acabado en prisión. Un gran número de ellos tenía negocios legales en España (locutorios telefónicos, tiendas de ropa, empresas de albañilería...) o figuraba como trabajador agrícola. Pero el resto se dedicaba a la delincuencia común: tráfico de hachís, falsificación de documentos, robo y duplicado de tarjetas de crédito. Gran parte de los detenidos llevaba años en España y un grupo muy significativo había adquirido la nacionalidad.

Los servicios de seguridad creen que actualmente mantiene redes en España el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, Ansar Al-Islam, el Grupo Islámico Armado, los Soldados de Alá o el Grupo Islámico Combatiente Marroquí, entre otros. La policía y la Guardia Civil han detenido a las citadas 112 personas siempre que ha encontrado el más mínimo vínculo entre su actividad en España y alguna rama de Al Qaeda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de mayo de 2004