Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Plan porcino de Coren en Rumania

La cooperativa gallega desarrollará un modelo similar al existente en España

Las cooperativas orensanas Coren pondrán en marcha un plan de expansión en Rumania para la producción de ganado, ante la fuerte caída de la cabaña en ese país durante la última década. Este plan se ejecutará con el apoyo de un socio local, con una fase inicial de 10.000 madres y una inversión prevista de unos 25 millones de euros. La expansión de la producción conlleva la venta de su actual planta para fabricar elaborados cárnicos.

Para el director general del grupo cooperativo, Manuel Gómez Franqueira, la situación de aquel país, con una grave caída de las estructuras de producción ganaderas, muy especialmente en el porcino, hacen aconsejable invertir en ese sector desde abajo para proveer a las industrias transformadoras y para atender las necesidades de la demanda en fresco.

Este plan se ejecutará con el apoyo de un socio local, con una fase inicial de 10.000 madres y la inversión de unos 25 millones de euros

El grupo Coren ha barajado en la última década varias opciones para su salida al exterior, tanto para la producción de porcino como para la comercialización. En esa línea, Coren no tiene producción propia de porcino, pero se halla presente en la comercialización en Argentina y Portugal.

En Europa, el desembarco de Coren se produjo en 1995 con la constitución de Coren Rumania para la puesta en marcha de la sociedad Carning, dedicada a la elaboración de embutidos y fiambres para el consumo interno en el país. Esta planta, ubicada en la localidad de Giurgiu, fue adquirida al Gobierno rumano por unos cuatro millones de euros. Aunque en Coren se ha valorado muy positivamente el comportamiento de la sociedad en los últimos años, según los responsables del grupo, las circunstancias por la que atraviesa el sector ganadero y de la industria cárnica en ese país hacen aconsejable un cambio de estrategia: la producción de carne es muy inferior a la demanda y es necesario acudir a importaciones.

La nueva estrategia de grupo orensano contempla, en primer lugar, la venta de la industria de transformación por un precio similar al pagado en su compra. A partir de ahí, el objetivo es levantar un nuevo grupo construido desde la base. Los responsables de Coren quieren levantar sus propias estructuras con la mirada puesta en el futuro, cuando sea indispensable competir en el seno de la UE, a partir de 2006, con la ampliación a Rumania y Bulgaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 2004