Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juana Ginzo recuerda en un libro su llegada a la radio de posguerra

'Mis días de radio' está coescrito con Luis Rodríguez Olivares

"He leído el libro con la actitud de una novicia ante la biografía del Papa", aseguraba ayer un entregado Iñaki Gabilondo en la presentación en Madrid del libro Mis días de radio (Temas de Hoy), de su amiga Juana Ginzo. La obra, coescrita con el periodista Luis Rodríguez Olivares, no pretende ser una mirada a toda la radio de posguerra, sino de los inicios de Ginzo en Radio Madrid, una emisora, como todas, amordazada por la dictadura.

En 1946, el año del hambre, Juana Ginzo, que apenas tenía para comer, se presentó al programa concurso Tu carrera es la radio, de Radio Madrid, que buscaba nuevos talentos para las ondas. Estaba temerosa y le acompañó a la prueba una amiga. "El plan consistía en que mientras los de la radio miraban su belleza yo pasaría cualquier prueba con notable alto", cuenta Ginzo (Madrid, 1922) en Mis días de radio. No hizo falta, gustó mucho, la cogieron y se inició en el mítico cuadro de actores de Radio Madrid. Con muchos de estos compañeros -Lola Herrera, Rafael Taibo, Matilde Vilariño o Matilde Conesa- se ha reencontrado y ha charlado para escribir esta obra porque, confiesa, su desmemoria para los detalles es "monumental". "Éramos como una familia. Nos veíamos más que a los nuestros", rememora la artista, que prestó su voz al programa Teatro del aire, en el que se representaban obras clásicas, y a conocidos seriales, como Ama Rosa y Lo que no muere.

A la presentación no quisieron faltar muchos de estos profesionales radiofónicos, que abarrotaron la sala, a la que también acudieron periodistas como Pedro Piqueras, nuevo director de Radio Nacional de España, y actrices como Gemma Cuervo y Concha Cuetos. Eran tantos que se le saltaron las lágrimas: "Me he emocionado de verdad".

"En el libro se deja claro que es una mirada subjetiva a la radio, no es una historia de la radio, pero hay que subrayar el extraordinario trabajo de documentación", afirmó Iñaki Gabilondo, para quien "podría ser sin duda una tesis de universidad". "Además de los cimientos documentales, el primer piso de este libro es la experiencia de Juana con las cosas que estaban pasando. La radio dejaba de ser una sorpresa, la que daba la primera noticia, para ser un medio de expresión", prosiguió el presentador del magacín matinal Hoy por hoy, que tuvo palabras para dos pioneros en la radio moderna, plural y libre: Antonio Calderón y Robert Kieve.

Juana Ginzo arrancó carcajadas en el público cuando, "sin ánimo de ofender", reprimió a Gabilondo por la situación actual de la radio en España. "Salvo honrosas excepciones, hoy no se sabe hablar, y los guiones de las entrevistas son muy mediocres", comentó. "Hay una costumbre muy fea, y es que los puntos no existen. Hay miedo a las pausas. Entonáis como si fuesen agudas las primeras sílabas y luego preguntáis cualquier tontería". A las palabras de su papa particular, Gabilondo no supo qué contestar y calló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de mayo de 2004