Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CONSECUENCIAS DEL 11-M

Detenido en EE UU un abogado vinculado a la matanza

Las autoridades de Estados Unidos han detenido en Portland (Oregón) a Brandon Mayfield, un abogado estadounidense de 37 años, por su presunta vinculación con los atentados del 11-M en Madrid. El letrado está considerado por el momento como "testigo material", aunque no ha sido acusado de ningún delito.

La policía española remitió a través de Interpol una huella dactilar encontrada en la bolsa azul de plástico en la que los terroristas del 11-M guardaron siete detonadores y dejaron en la furgoneta Renault Kangoo robada y que fue utilizada para transportar las bombas desde la casa de Morata de Tajuña hasta la estación de Alcalá de Henares, antes de colocarlas en los trenes de la muerte.

El FBI apreció 15 puntos de coincidencia al cotejar la huella hallada en la bolsa y la de Mayfield. Sin embargo, la Policía Científica española únicamente aprecia ocho puntos de similitud, cuando para determinar inequívocamente la autenticidad de una huella los policías suelen requerir al menos 16 puntos de coincidencia.

"La huella de Dios"

Los investigadores españoles habían puesto muchas esperanzas en esa huella, a la que en privado se ha llegado a llamar "la huella de Dios", pero tienen muchas dudas de que pertenezca a Mayfield, que hace tiempo que se encuentra vigilado por el FBI y no se tienen noticias de que haya viajado a España recientemente.

El arresto se produjo a última hora del jueves -madrugada de ayer en España- en el domicilio de Mayfield en Portland, estado de Oregón. La leyes estadounidenses permiten detener a sospechosos de complicidad en un crimen hasta que se complete la investigación.

Las huellas de Mayfield estaban en la base de datos policiales de EE UU no porque tuviera antecedentes penales, sino porque había sido oficial del ejército antes de dedicarse a la abogacía, ya que en EE UU es ilegal tomar las huellas dactilares a menos que exista una causa justificada. Mayfield estuvo indirectamente relacionado con la defensa de uno de los implicados en un compló de Al Qaeda para atentar en EE UU en 2002, que ahora cumple condena.

Mayfield se convirtió al islam en los años ochenta y desde entonces asistía religiosamente a los servicios de oración los viernes en la mezquita Beaverton. Está casado con una egipcia, Mona, con la que tiene tres hijos en edad adolescente. Mona negó ayer rotundamente la implicación de su esposo con organizaciones terroristas y denunció la forma en que el FBI registró su domicilio.

El padre del detenido, Bill Mayfield, calificó de "absolutamente ridícula" la sospecha de que su hijo pueda tener alguna conexión con los atentados del 11-M. El FBI, por su parte, dijo a través de su portavoz, Beth Anne Steele, que no podía dar más información y que ellos habían actuado en respuesta a la petición de la policía española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de mayo de 2004