Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión Islámica califica de disparate el control de los imames

"¿Van a poner un policía en cada mezquita?", dice el representante del organismo musulmán

"La propuesta del ministro del Interior arranca del desconocimiento absoluto de los planteamientos del islam y de la comunidad musulmana". Así se expresaba ayer Mansur Escudero, representante de la Federación de Entidades Religiosas Islámicas (Feeri), tras conocer las declaraciones de José Antonio Alonso a EL PAÍS, en las que se mostraba a favor de crear una ley para controlar a los imames de las pequeñas mezquitas. Una propuesta que calificó de disparatada: "Son declaraciones peligrosas que indican que no hemos aprendido nada de todo lo que ha sucedido".

La Feeri, una de las dos organizaciones que integra la Comisión Islámica, que agrupa a casi todos los musulmanes españoles, ya mostró su malestar el mes pasado tras conocer la propuesta de la Asociación de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes en España (ATIME) de crear un consejo para controlar a los directores de oración. Escudero indica que un control de los imames sería imposible: "¿Qué van a hacer, poner un policía en cada oratorio o mezquita? De esta forma, Escudero quería desmontar la idea de Alonso de controlar quiénes son los imames y qué van a decir en sus sermones. "¿Quiere decir el ministro que habrá una censura previa? Sería imposible poner en marcha algo así porque hay mezquitas con imames estables, elegidos democráticamente por la comunidad, pero en la mayoría ejercen esa función varias personas -todos los musulmanes somos imames-". Además, Escudero señala que los imames dirigen la oración, en la que sólo se leen los versos del Corán y que "son los directores de la oración del viernes, que no siempre es la misma persona, quienes hacen un comentario improvisado".

Mayor alarma han causado las palabras de Alonso referidas a la constitucionalidad de estas medidas, puesto que "estamos hablando de un fenómeno que puede generar el caldo de cultivo de un terrorismo que causa muertes". Cuando se le mencionan estas palabras, Escudero señala: "Dios mío. Eso es demasiado. No entiendo que pueda decir eso y volver a relacionar islam con terrorismo. Eso sólo puede generar más radicalismo y xenofobia".

También se muestra sorprendido del empeño en centrarse en el control de los pequeños centros de oración e indica que el fundamentalismo viene articulado "desde otro sitio". En su opinión, "muchas de las grandes mezquitas, financiadas por Arabia Saudí, tienen un discurso más radical". "Las mezquitas no son peligrosas, lo peligroso son algunas ideas, que se pueden expresar tanto dentro como fuera de éstas".

Tras reiterar su estupor por las declaraciones del ministro, Escudero recuerda que ninguno de los implicados en los atentados del 11-M era practicante e

indica que la mejor forma de luchar contra el fundamentalismo es impulsar la integración de la comunidad islámica y "aplicar la Ley de Libertades Religiosas para corregir la desventaja en la que ha estado el islam".

Consejo islámico

Bien distinta es la idea de ATIME, que propone la creación de un consejo islámico "para terminar con la tolerancia de los imames y centros de oración que incitan a la violencia". Su presidente, Mustafá el Mirabet, asegura que las declaraciones del ministro están en la línea de lo que ellos proponen y se queja de que existen 270 mezquitas registradas legalmente, pero multitud de centros sin control. "Hay un radicalismo y hay que frenarlo, pero sin inmiscuirse en la práctica religiosa". "Es necesario que el Estado asuma un papel de control para que dejen de darse situaciones en las que cualquier iluminado pueda estar al frente de un centro de oración. Y te lo dice el presidente de una asociación de trabajadores que en su mayoría son musulmanes"

El portavoz político de IU, Felipe Alcaraz, defendió la integración de los imanes en el entramado social para evitar focos radicales, al tiempo que destacó la necesidad de establecer "una relación constante, directa y permanente" con estos líderes religiosos desde todas las Administraciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de mayo de 2004