Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas se despide de la alcaldía de Mataró tras 21 años en el cargo

"Cuando emprendes el viaje a Ítaca,/ tienes que pensar que el camino será largo, / lleno de aventuras y de conocimiento". Con estos versos empezó el viernes el socialista Manuel Mas su discurso de despedida del Ayuntamiento de Mataró (Maresme), del que ha formado parte desde el primer Ayuntamiento democrático, es decir, desde 1979, y como alcalde durante los últimos 21 años. "Cuando empecé no pensaba que estos versos serían tan válidos y expresivos", reconoció emocionado ante sala de plenos abarrotada. Mas ha decidido dar por cerrada esta etapa municipal después de ser elegido diputado por el PSC al Congreso.

El alcalde de Mataró se despidió del Ayuntamiento en un pleno extraordinario celebrado el viernes por la tarde que congregó a numerosos representantes de la vida política local y catalana. En tre los presentes se encontraban el director de la CCRTV y primer alcalde democrático de Mataró, Joan Majó; el delegado del Gobierno, Joan Rangel, y el consejero de Medio Ambiente, Salvador Milà.

En su discurso, Mas agradeció la labor de todos los concejales con los que ha compartido tareas municipales y quiso personificarlos a todos ellos en la figura de Salvador Milà, así como del presidente del PSC de Mataró, Remigio Herrero. Para Mas, estos dos nombres han simbolizado la cara y la cruz de la misma moneda. Milà ha sido "el hombre del proyecto y la reflexión", y Herrero, "la cara del contacto con la gente".

Tras agradecer también la labor de los funcionarios y los trabajadores municipales, la colaboración de los ciudadanos y el apoyo de su familia, Mas quiso dejar a los presentes algunas reflexiones sobre las condiciones de trabajo de los representantes locales y la dificultad de conciliar su dedicación con la vida personal, sobre la Administración local, sobre la estructura económica de las ciudades y sobre la relación del ayuntamiento con los ciudadanos, a los que "hay que escuchar, pero sin condescendencia". "El Ayuntamiento debe tener un liderazgo y ello supone hacer mucha pedagogía", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de mayo de 2004