Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PLAN DE CHOQUE QUE PREPARA EL MINISTERIO

El Gobierno aprobará 70.000 nuevas subvenciones para la vivienda este año

El primer compromiso del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en materia de vivienda se cumplió con la creación de un ministerio que había desaparecido hace 27 años, y que trabajará exclusivamente para paliar uno de los mayores problemas de los ciudadanos, la dificultad de acceder a una vivienda digna a un precio asequible. Durante los primeros 100 días de Gobierno, se van a poner en marcha medidas de gran calado que se centrarán básicamente en invertir la tendencia del mercado del alquiler y de la vivienda protegida. El objetivo es atacar todos los vicios en los que descansa la burbuja ionmobiliaria, según cuentan sus responsables.

La tarea que abordará en los próximos días el departamento de María Antonia Trujillo será la aplicación inmediata de un plan de choque que estará sobre la mesa del Consejo de Ministros a finales de mayo o principios de junio, en el que se contempla la ampliación del número de actuaciones subvencionables previstas para este año, que inicialmente era de 110.000 y que llegarán a 180.000.

El Ejecutivo pretende evitar la subasta de suelo público dedicado a construir pisos

Se creará una bolsa de terreno de la Administración y una agencia pública del alquiler

La sociedad estatal Sepes se encargará de promover polígonos para casas protegidas

Estas 70.000 nuevas subvenciones se concretarán en ayudas para vivienda de nueva construcción para venta y alquiler, para la adquisición de casas ya existentes, para rehabilitación de edificios protegidos, ayudas para la urbanización y adquisición de suelo y apoyo al inquilino, que hasta ahora no estaban contempladas en ningún plan de vivienda.

Desde el ministerio se insiste en que el diálogo será la bandera con la que se abordarán las reformas. Tanto las autonomías como los ayuntamientos tendrán voz en todas las actuaciones que se lleven a cabo durante la legislatura. El director general de Arquitectura y Política de Vivienda, Rafael Pacheco, afirma que ese diálogo ha comenzado ya: "Tenemos que romper la dinámica de falta de comunicación. La ministra se reunirá con los consejeros a principios de mayo y de ahí saldrá la fecha de convocatoria de la Conferencia Sectorial de la Vivienda, que se reunirá seguramente a finales de mayo, y que que se centrará básicamente en el plan de choque".

Potenciar el alquiler

La conversión del programa electoral del PSOE en prioridades del Gobierno pasa también por solucionar el problema del mercado del alquiler, que actualmente representa menos del 10% del total. El objetivo marcado para esta legislatura es elevar ese porcentaje hasta el 20%. Antes de 100 días, el ministerio espera tener lista la normativa que regulará el funcionamiento de un nuevo organismo, la Agencia Pública del Alquiler. Esta agencia, que se dedicará básicamente al mercado de vivienda protegida en alquiler, pretende servir de intermediario entre el arrendatario y el arrendador y garantizar la seguridad jurídica para ambos.

El objetivo principal del Ejecutivo, que se centra en el control de un mercado actualmente desbocado, se convertiría en un amago fallido si no tuviera previstas medidas para atacar de raíz el problema del sector inmobiliario.Por eso, entre los asuntos que más preocupan en el ministerio se encuentra el del suelo. Está en proyecto cambiar el sistema actual de adjudicación del suelo del Estado para uso residencial, que pasará de subasta (al mejor postor, como hacía hasta ahora el ministerio de Defensa y otros) a concurso. La modificación propiciará terrenos más baratos que se destinarán a la construcción de viviendas de protección oficial.

De esta forma, el precio final de las casas será más bajo para el comprador final de la vivienda. "Los únicos perjudicados serán aquellos que hasta ahora se dedicaban a la especulación", asegura Pacheco. Pero también supondrá una merma en los ingresos de ministerios como el de Defensa, uno de los que más suelo posee.

Desde el ministerio de Vivienda se indica que la decisión está tomada y no se deja un resquicio al pataleo. "El presidente del Gobierno ya dejó claro que se cambiaría el sistema de adjudicación y es difícil que cualquier ministerio ponga trabas a este mandato; no se trata de regalar el suelo sino de racionalizar su venta", señalan. Y esto se aplicará también a las Administraciones locales: "Hay una falsa idea que se basa en que el suelo es una fuente importantísima de financiación para los ayuntamientos. No todos han conseguido grandes negocios", asegura Pacheco. Y adelanta la nueva filosofía: "Las Administraciones lo que tienen que hacer es velar porque los ciudadanos tengan una vivienda digna y eso debe primar sobre el resto".

Todos los terrenos afectados, que se incluirán en una bolsa de suelo público, estarán gestionados por la Entidad Pública Empresarial del Suelo (SEPES), que hasta ahora se dedicaba a crear y mantener polígonos industriales. "Estamos hablando de un cambio muy importante de filosofía, porque a partir de ahora se centrará en la vivienda protegida que se construirá en ese suelo público", explica Pacheco. También se contará con las comunidades y los ayuntamientos, "que podrán utilizar el organismo" para la gestión de su suelo.

Estas medidas, de aplicación urgente, inspirarán el nuevo Plan de Vivienda 2005-2008, cuya primera fase se completará con la aprobación del plan de choque, y cuyas bases estarán definidas en el segundo semestre del año. "Desde ya, pretendemos abrir un profundo proceso de reflexión y análisis de por dónde deben ir los planes de vivienda en España, y para ello se hablará con todos los implicados, para que este plan tenga una rápida traducción en el precio de las viviendas", asegura Pacheco.

En el ministerio saben que están ante uno de los mayores retos del nuevo Gobierno y que la tarea no será fácil "porque los cambios en el sector inmobiliario son lentos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de mayo de 2004