VISTO / OÍDOColumna
i

Insultos

"Miserable", "incompetente", "mediocre", son insultos: agresiones verbales, que pueden ser calificados de injurias, quizá calumnias, por un juez. Los dedicó el ministro del Interior cesado, Acebes, al del nuevo Gobierno, Alonso. El cual había dicho que hubo "imprevisión política" en las fechas del atentado contra Madrid el 11 de marzo. No sé si política, profesional o psicológica, pero algo, evidentemente, hizo que no se tuvieran en cuenta los movimientos de los individuos que ahora están acusados de ese crimen masivo: fichados algunos, confidentes de la Policía y la Guardia Civil otros. No es ése el tema de ahora: ni investigo ni tengo pruebas: jueces y especialistas, quizá una comisión del Congreso, tendrán que aclararlo. Me importa el insulto como actitud política.

Tiene una tradición que precede a la guerra civil de 1936, y no me cuesta trabajo identificarla con lo que Primo de Rivera (hijo) llamaba "una manera de ser" propia de "la" Falange, que llegó a pasar de la agresión verbal a la "dialéctica del puño y las pistolas". Fraga, fundador del PP, inspirador de su ideología, pertenecía a Falange y tuvo cargos en ella. Hacedor ahora de rara democracia gallega emplea poco el insulto, pero dejó su germen en el partido, que tiene una antología de insultos en la época en que estuvo en la oposición, más que en la de Gobierno: una "manera de ser" abrupta, dura, despectiva. No creo que estas palabras sean insultos, o por lo menos yo no las "profiero" como tales, sino como señales. La "manera de ser" encontró un buen catecúmeno en José María Aznar, que la desarrolló entre sus admiradores, y desplazó a otros moderados de lenguaje, como Herrero de Miñón, que hubiera hecho, quizá, un partido tan conservador como éste, pero mejor educado.

Ahora, el regreso a la oposición alienta las agresiones verbales, y el propio Aznar, siendo aún presidente del Gobierno, descalificó, acusó, desvirtuó a quienes decían la verdad del suceso con una imprevisión política -frase de Alonso- verdaderamente notable. Ascendido Acebes a numero dos, con la solidaridad en este caso del numero uno, Rajoy, franqueado por Zaplana, pienso que pueden envenenar el ambiente. Tengo la esperanza de que el congreso del PP sea más duro aún al juzgar a quienes perdieron las elecciones, y les sustituya por otros. Otra "manera de ser".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 29 de abril de 2004.