Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FESTIVAL DE CINE DE MÁLAGA

Fanny Ardant, madre superiora en 'El año del diluvio', de Jaime Chávarri

La climatología no estaba de acuerdo ayer con los títulos que se estrenaron el Festival de Málaga. Si los termómetros registraron temperaturas máximas de 22º y el sol no se fue hasta bien entrada la tarde, los directores de las películas presentadas en la sección oficial coincidieron en títulos que auguraban lluvias. Jaime Chávarri arrancó la tercera jornada con El año del diluvio, cinta basada en la novela homónima de Eduardo Mendoza en la que participa por primera vez como guionista "por bondad y amistad", según contó el director. "Eduardo, que estaba acostumbrado a la novela, quería introducir cambios. Yo estaba más aferrado a ella", explicó.

La película, que se desarrolla en la Cataluña rural de los años 50 durante un verano especialmente caluroso, cuenta como la superiora de una orden de religiosas (Fanny Ardant) decide reformar un viejo hospital y convertirlo en un asilo de ancianos. Para ello recurre a un rico terrateniente, interpretado por Darío Grandinetti, con fama de mujeriego. "Me interesaba ver cómo un personaje supuestamente de derechas, religioso se enfrenta a temas como el amor humano y cómo le afectan las circunstancias del país", explicó el director que ha tratado de atrapar en la cinta el sentido del humor y la ironía de la literatura de Mendoza. En la película también aparecen Ginés García Millán, que interpreta a un maqui tan romántico e idealista como un bandido de Schiller, y Eloy Azorín, caracterizado con orejas de soplillo y un diente descolocado, en el papel de Bartolo, un retrasado mental fascinado por la guerra.

Chávarri llena de sutilezas y elipsis una cinta rodada íntegramente en español. "Fanny insistió en rodar su papel en castellano para estar más concentrada en el texto", dijo el director. Mercedes Sampietro pone la voz de la madre superiora. Un papel "rico y arriesgado", según la actriz, que la ha devuelto a las pantallas españolas.

La sexta película de Felipe Vega fue el segundo estreno del día. Nubes de Verano explora las dudas y la confianza de una pareja que se creía perfecta. Ana (Natalia Millán) y Daniel (Roberto Enríquez) conocen durante sus vacaciones en un pueblo de la Costa Brava a dos primos que hacen un pacto para seducir a ambos. "Comienza como una comedia, pasa por el suspense y acaba de forma dramática y desgarrada", resumió uno de los guionistas. Un pacto

inspirado por la película Extraños en un tren, de Alfred Hitchcock, que en ocasiones recuerda a las andanzas del Vizconde de Valmont de Las Amistades Peligrosas.

El productor y distribuidor cántabro Enrique González Macho recibió el Premio Ricardo Franco por su labor en favor del cine español. González Macho, que calificó a la industria como "un enfermo crónico con una salud de hierro", se mostró esperanzado por el futuro del sector y

halagó las primeras actuaciones de la ministra de Cultura, Carmen Calvo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de abril de 2004