Reportaje:Apuntes

Bendita y privada

La universidad católica abre la admisión de alumnos pendiente de sus planes de estudio

Es éste un curso en el que las aguas del sector privado de la enseñanza superior se agitan con especial intensidad en la Comunidad Valenciana. En menos de un mes ha sido sustituido el rector José Luis Manglano de la Cardenal Herrera, universidad de inspiración cristiana, a la vez que Edetania se ha convertido en Universidad San Vicente Mártir, la "única católica presente en la Comunidad Valenciana", según subraya con insistencia Paraula, el periódico del Arzobispado.

José Luis Manglano, el rector cesante, defendía la idea de que la universidad que hasta ahora dirigía y el proyecto del arzobispo Agustín Garcia- Gasco pudieran "ir juntos", expresión abierta a cualquier fórmula de integración.

Más información
Algunos datos

¿Una sola universidad de carácter confesional? Tal vez, pero parece que el objetivo del arzobispo era erigir su universidad y ahora ambas instituciones académicas caminan separadas y bien separadas. Por si no está claro, Paraula marca diferencias al asegurar que "lo propio de una universidad católica es ir más allá de la inspiración cristiana para fundamentar toda la docencia y la investigación en la cosmovisión y en la antropología católicas". Y como muestra de que cada una va por su lado, algún botón. Mañana, el propio arzobispo presidirá el primer acto público de la San Vicente Mártir. Se trata de presentar un simposio sobre La función educativa del Cine. Será en los cines Lys de Valencia e incluye la proyección de La Pasión de Cristo, de Mel Gibson. Un simposio cuya temática hubiera sido una excusa ideal para implicar a ambas universidades, dado que la Cardenal Herrera imparte enseñanzas relacionadas con la comunicación audiovisual.

Hoy, José Luis Manglano presenta un ciclo de la Cardenal Herrera en el que se quiere mostrar el cine como "un medio de formación" y que arranca con una película bien distinta, Vidas contadas, de Jill Sprecher. Cada una por su lado, aunque este ciclo se inspire "en la misma dinámica elegida por Dios para sanar las heridas del hombre".

Y es que a la firme voluntad arzobispal de crear una universidad se ha unido en todo momento con apoyo político. La presencia de Juan Cotino, que el día de la Inmaculada de 2003 era Delegado del Gobierno, en la misa que sirvió de escenario para la firma arzobispal del decreto de erección, lo hacía patente de forma simbólica. Dos meses antes lo había advertido el Consejero de Educación, Esteban González Pons, al inaugurar el curso en Edetania: "La Generalitat apoyará el proyecto", dijo. Un apoyo necesario para cubrir etapas con rapidez y, según han apuntado fuentes de otras universidades, ciertas dosis de "improvisación". El preceptivo informe del Consejo de Coordinación Universitaria emitido el 17 de febrero era desfavorable: "Con anterioridad a la autorización, en su caso, por la comunidad autónoma para la impartición de las enseñanzas oficiales ofertadas por la nueva universidad, ésta debería potenciar en mayor medida su estructura docente e investigadora, continuando el actual régimen de enseñanzas adscritas a universidades públicas hasta tanto el nuevo proyecto esté definitivamente estructurado". Al día siguiente, sin embargo, la Comisión de Coordinación del mismo organismo, de carácter más político, mutó el veredicto a favorable, aunque instaba a que la universidad atendiera y subsanara las observaciones formuladas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El pasado día 16, el Consell aprobó el decreto de reconocimiento de la San Vicente Mártir. Era viernes y el lunes siguiente el decreto estaba publicado en el DOGV, con lo cual la nueva universidad podía iniciar sus actividades. Y así lo ha hecho. Ha abierto el plazo de admisión de nuevos alumnos en las 9 titulaciones que oferta para el curso 2004-05, unas más fundamentadas que otras en la experiencia previa de la Fundación Edetania. La diplomatura de Maestro, en sus siete especialidades, es de rancia solera en esta institución vinculada al Arzobispado y de hecho casi la mitad de la plantilla docente se ocupa de estos estudios. Pero las licenciaturas en Psicopedagogía, en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, en Psicología y en Ciencias del Mar apenas se implantaron el curso pasado. En cuanto a las diplomaturas de Terapia Ocupacional y Logopedia, así como la licenciatura en Historia y Ciencias de la Música son inéditas para esta universidad. Queda pendiente la autorización de la consejería para impartir estas enseñanzas, a expensas de que, como señala el decreto de reconocimiento de la Generalitat, "hayan sido homologados los planes de estudios y los títulos oficiales" de acuerdo con la normativa puesta en marcha por la LOU, que con el Real Decreto de homologación de enero ha alargado el procedimiento. Una vez reconocida "como una universidad privada", la Católica no se libra de esos trámites y debe finalizarlos antes del inicio de curso.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS