Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Festimad, un espacio para las culturas

Desde 1994, Festimad es un espacio para la expresión, el encuentro, la convivencia pacífica y la solidaridad, participado por más de 5.000 artistas y 1.000.000 jóvenes espectadores y del que, cada año, son testigos más de 800 periodistas de todo el mundo. Un ejemplo de que la música y otras artes suman condimentos para lo que llamamos cultura y civilización.

Ninguno de estos valores es citado por don Pedro Taracena Gil en su carta a El País Madrid, el pasado 23 de abril. Sus opiniones más bien destilan lo contrario. El concepto de que allá donde se reúnan jóvenes hay vicio y perversión es tan falso como caduco y pretende cercenar el derecho a su libertad de comunicación cultural.

Reflexione, señor Taracena, si su actitud es edificante para la salud mental y cívica de la juventud. A nosotros nos parece que su ejemplo es tan perjudicial como la droga. Es por ello por lo que en Festimad las culturas intentan, sin coacciones, paliar los efectos de esas lacras, colaborando con la Agencia Nacional Antidroga, los servicios de salud y con otras muchas organizaciones que encuentran en el festival el lugar idóneo para airear mensajes formativos.

Pásese usted por Festimad y verá que, con la premisa del respeto a todos los asistentes, el Plan de Seguridad que se diseña, bajo la presidencia del alcalde de Móstoles y en el que intervienen la Policía Local, Protección Civil, las Fuerzas de Seguridad del Estado, Bomberos, Cruz Roja, 300 auxiliares de la organización y más de 300 voluntarios, es más que suficiente para garantizar su tranquilidad. Hasta es muy posible que se divierta.

Sepa usted que si cancelando Festimad se solucionara alguno de los problemas que aquejan a la juventud, lo suspenderíamos de inmediato. Las razones económicas que tanto le preocupan no serían problema. Festimad es gestionado por Creacción, una asociación cultural no lucrativa. Así que, por favor, absténgase de difamar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de abril de 2004