Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Colegios públicos

Hace unos días me enteré, atónito, de que la Comunidad de Madrid estableció una serie de colegios públicos, españoles, en los que la educación iba a ser bilingüe. La responsable de uno de los mismos decía, ufana, que, puesto que se iban a centrar en el inglés, ¡los padres de los niños tendrían que reforzar el castellano en casa!. Yo me pregunto, ¿qué ocurrirá con aquellos escolares cuyos padres no tengan un nivel educativo suficiente como para poder pulir las incorrecciones que cometan sus hijos al hablar nuestra lengua?

Pues, sencillamente, que acabarán hablando el español peor que el inglés. Por experiencia conozco las dificultades que tienen los niños salidos de colegios similares a la hora de dominar completamente el español, y el esfuerzo suplementario (no siempre con final exitoso) que les supone adaptarse a las clases en nuestro idioma cuando llegan a la educación secundaria o a la universidad, pero ese dato lo desconocen muchos de esos padres dispuestos a probar el experimento. Por si fuera poco grave la nueva propuesta, el jefe de la oposición de aquella región se queja de que ¡la medida se queda corta! Como la estupidez es contagiosa, me temo que medidas similares no tardarán en otras comunidades autónomas, porque se ve que los políticos consideran que desatinos de esta índole dan votos, ya que de otro modo no se explica que jueguen de esta manera con el futuro de nuestros escolares, nuestro idioma y nuestro país.

Otro punto a considerar es el del profesorado porque, si parte de las plazas destinadas a los mismos la ocupan maestros nativos, ¿qué van a hacer los miles de titulados españoles? Engrosar las filas de desempleados, claro está.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 2004