Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El joven tiroteado y apaleado en Orihuela, en coma irreversible

El joven de 21 años de nacionalidad moldava que recibió cuatro disparos y golpes de un grupo de entre 15 y 20 personas junto a un locutorio en el centro histórico de Orihuela (la Vega Baja) continúa en estado muy grave, en coma irreversible, según informó ayer la policía. El joven está ingresado, desde el pasado viernes, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital de la Vega Baja, en Orihuela, sin que su estado mejorara a lo largo del día de ayer.

La Policía mantiene abiertas las investigaciones, que se encuentran "muy avanzadas". No obstante, tres días después del brutal linchamiento los agentes no han arrestado a nadie por su presunto implicación en los hechos. Este joven sufrió una paliza y, además, fue tiroteado la noche del viernes después de que invitara a varios niños de entre 8 y 12 años de etnia gitana a refrescos y golosinas cuando acababa de enviar dinero a su país desde un locutorio.

Uno de ellos comunicó a sus padres y amigos que el joven supuestamente había hecho las invitaciones a cambio de proposiciones deshonestas, extremo que desencadenó la agresión. La investigación rechaza la acusación del menor y no da crédito a que la víctima de la brutal agresión pretendiera abusar de los menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de abril de 2004