Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

La Dehesa

El 3 de abril la Consejería de Territorio y Vivienda volvió a demostrar su escaso respeto al medio ambiente y al ordenamiento jurídico al autorizar una marcha de más de 500 personas por el paraje natural de La Dehesa de Soneja, al parecer, sin ni siquiera comunicarlo al Ayuntamiento, propietario del monte y encargado de la gestión del paraje, según el Acuerdo de 5 de noviembre de 2002, del Gobierno Valenciano, por el que se creó el mencionado Paraje Natural Municipal. De este modo, la Consejería incumplía su propia normativa, la cual establece que todas las actividades que hayan de desarrollarse en el paraje deberán ser informadas por Soneja.

Tampoco pareció importar demasiado la consideración especial que el espacio merece, habida cuenta de su inclusión en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana o su declaración como Microrreserva de Flora.

Ni siquiera se tuvo en cuenta la presencia en el paraje de un buen número de especies de fauna protegidas por las normativas europeas, cuya estabilidad, dadas la fechas en que nos encontramos -primavera: época de reproducción y cría-, pudo verse afectada por el tránsito de tanta gente a escasos metros de las áreas de reproducción.

Y aún menos consideración mereció la presencia de las especies de flora que determinaron la propia declaración de Microrreserva. Al contrario, alertados por el propio Ayuntamiento, que se enteró indirectamente de la marcha el día anterior, la Consejería trató de minimizar el impacto enviando ¡un solo! Agente Medioambiental, quien se vio desbordado por la muchedumbre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de abril de 2004