_
_
_
_
VISTO / OÍDO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Sansón Bush

Derribar las columnas del templo y hacerlo caer sobre los filisteos: morir todos juntos. Bush Sansón quiere envolver a todos en la guerra de Irak, y en la de Afganistán. Mantiene el zar de Estados Unidos la ficción del "mundo libre" de la guerra fría: "Creo que los terroristas van a matar a otros inocentes para tratar de hacer temblar al mundo. Frente a esta amenaza, es esencial que el mundo libre se mantenga firme y decidido". Hay una vieja doctrina criminal de Dostoievski (Los hermanos Karamazov, Crimen y castigo) que es la complicidad mística: meter todos la mano en la misma herida, mojarse en la sangre del asesinado. Comunión mística del asesino. Los criminalistas, como Constancio Bernaldo de Quirós (La mala vida en Madrid, 1901), contaban otra costumbre misteriosa: la cuadrilla se defecaba en el lugar del delito. Como para cambiar caca por oro. En el afán de Bush parecen estar las dos fuerzas: la mística del "mundo libre" ante las Fuerzas del Mal, la llamada al terrorismo único y universal siguiendo la tradición del Ángel Caído; y la compañía de quienes dejan mierda por petróleo (utilizo esta palabra porque Molí me cuenta que Negri dijo el martes, en Madrid "Merda la patria!": es pegadiza, en sustancia y en símbolo). En las demás naciones que enviaron soldados a Irak (y Afganistán, que nos lo recuerdan) están manifestándose para que se retiren: es básico. No hay que atribuirlo al miedo por los secuestros y ejecuciones de compatriotas que van a recoger el botín civil del esfuerzo militar; se oponen desde que se enviaron las tropas, como en España. Y aquí el que ha de ser elegido no puede ignorarlo. Las llamadas a defecar juntos en el Museo y la Biblioteca de Bagdad no se aceptan.

(Negri, Antonio Toni Negri, fue acusado de terrorismo por sus opiniones más que por ninguna prueba, y condenado: Italia le tuvo exiliado en Francia 14 años, y le encarceló cuando volvió. Aquí ha dicho el martes, Círculo de Bellas Artes, hablando de las manifestaciones del 13-M, que eran leninistas: "Lenin es la innovación en la historia, demuestra que la historia no es continua, que puede ser inventada por la subjetividad y que el acontecimiento es más importante que las instituciones en la transformación de la conciencia". "La subjetividad no sólo se libera a sí misma, sino que libera una totalidad de posibilidades. Diseña un nuevo horizonte".).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_