Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Analistas Económicos prevé una reducción de dos puntos en la tasa de paro en seis meses

La consultora de Unicaja calcula que la actividad aumentará un 3,4% en 2004

El buen ritmo de crecimiento del empleo que caracteriza la economía andaluza en los últimos meses puede propiciar una estimable reducción en la tasa de paro. Según la previsión de Analistas Económicos de Andalucía, ésta podría situarse a finales de junio en el 16,5%, dos puntos menos que la registrada en diciembre de 2003, y acortar ligeramente las distancias con la media nacional (11,2% en 2003). La consultora dependiente de Unicaja vaticina que el conjunto de la economía andaluza crecerá a lo largo del 2004 en un 3,4%, cuatro décimas más que la española.

El último informe de coyuntura de Analistas Económicos de Andalucía corrobora los síntomas de reactivación de la economía andaluza que empezaron a detectarse en los últimos meses de 2003 y contempla que a lo largo del año se acelerará aún más el ritmo de crecimiento.

Especialmente significativos son los indicadores del empleo. Ya en el último trimestre de 2003, éste creció en Andalucía de manera importante, un 4,6%, por encima de la media nacional (3%). Ello permitió que la tasa interanual de paro se redujera en 1,1 puntos, hasta situarse en el 18,6%, cuando la española apenas varió dos décimas, si bien ésta es de siete puntos inferior. La reducción de la tasa en dos puntos, como vaticina Analistas, significaría que el número global de desempleados disminuiría en el primer semestre de este año un 6%, cuando en el mismo periodo del año anterior apenas lo hizo en un 0,2%.

La directora del estudio, Felisa Becerra, resaltó ayer una importante reducción en las tasas de paro entre quienes buscan su primer empleo y quienes lo perdieron hace tres o más años.

El año 2003 estuvo muy condicionado por los malos indicadores del sector agrario, con tasas de paro que en algunos meses llegaron a acercarse al 40%. Para este año, Analistas espera una trayectoria "bastante más positiva".

Por el contrario, el principal generador de empleo es el sector de la construcción, con tasas de crecimiento por encima del 7% que volverán a repetirse este año, si bien, según advirtió Becerra, otros indicadores como el consumo de cemento o el número de viviendas iniciadas empiezan a atisbar una desaceleración en el ritmo de crecimiento de una actividad que se viene comportando como locomotora de la economía regional. No es que haya estancamiento, porque la construcción de viviendas crece un 11%, pero es que no se alcanzan indicadores tan espectaculares como el 30% del 2003. La construcción puede superar en junio los 400.000 ocupados.

También el sector servicios contribuye decisivamente a la creación de empleo, con tasas de crecimiento del 4% y más de 1,7 millones de ocupados. La industria, el sector con menos tasa de paro, podría producirse una ligera pérdida de puestos de trabajo.

Pese a esta favorable evolución, el mercado de trabajo arrastra una debilidad anquilosada: la precariedad. Según los datos del Instituto Nacional de Empleo (Inem), en 2003 se firmaron en Andalucía 3.518.091 contratos, un 7,4% más que en 2002, pero apenas el 2,2% de los mismos son indefinidos. Aunque también hay un ligero atisbo de mejora, pues el número de estos contratos estables creció un 12%.

A lo largo de 2003 hubo además una cierta moderación salarial. El incremento medio de los sueldos pactado en los convenios colectivos fue del 2,58%, con un descenso de 1,2 puntos en la comparación interanual.

Las previsiones de Analistas contemplan que todos los indicadores de actividad presentarán significativos crecimientos a lo largo del presente semestre. Por citar algunos ejemplos significativos, la producción industrial puede aumentar un 5%, el número de turistas registrados en hoteles un 9% - seis puntos más que entre enero y junio de 2003- el tráfico aéreo un 7,5% y las viviendas iniciadas un 11%. El informe no considera las posibles incidencias de los atentados del 11-M, aunque Analistas entiende que serán "limitadas".

Las exportaciones y la inversión, principales deficiencias a corregir

El último informe de coyuntura de Analistas Económicos de Andalucía corrobora la reactivación de la actividad en todos los sectores productivos, pero su director, Francisco Villalba, resaltó ayer "algunos riesgos que deben ser corregidos": la inversión y las exportaciones.

La balanza comercial andaluza sigue mostrando un saldo negativo, y las exportaciones cubren el 94% de las importaciones. En 2003, las primeras significaron 10.330 millones de euros, mientras que el valor de las importaciones ascendió a 10.960 millones.

La inversión extranjera en la primera mitad de 2003 -últimos datos disponibles- descendió en Andalucía un 30%. De los 67,87 millones de euros contabilizados en dicho periodo, el 45% corresponde a la actividad inmobiliaria.

El crecimiento de la producción industrial está además relacionado con los bienes de consumo, mientras que se ha estancado la de bienes de equipo. Una de las consecuencias de la mejora de la economía ha sido el aumento del consumo privado, don datos muy elocuentes como la matriculación de vehículos, que en el primer trimestre de 2004 ha crecido un 25% respecto al mismo periodo del año anterior, y los créditos bancarios han aumentado un 18%.

Almería y Málaga son las provincias con mayor ritmo de crecimiento

Las provincias de Almería y Málaga son las que registraron mayores incrementos en los índices sintéticos -parámetro que compendia varios indicadores y que utiliza Analistas Económicos para medir la actividad económica- a lo largo de 2003. La media del crecimiento andaluz en el conjunto del año fue del 3,1%, superada con claridad por ambas provincias (4,3% en Almería y 4,1% en Málaga). Curiosamente, el dinamismo económico de Málaga no tuvo correlación proporcional en el empleo, de forma que fue junto a Jaén la provincia donde menos puestos de trabajo se crearon, por debajo del 2%. Almería en cambio también lideró el crecimiento del empleo junto a Huelva

Tres provincias situaron su evolución económica en torno a la media regional: Huelva (3,5%) y Granada y Sevilla (3,2%). Por el contrario, Jaén es la que menos creció (0,8%), en tanto que Cádiz (2,7%) y Córdoba (2,8%) tampoco alcanzaron la media.

Estas dos provincias sin embargo ofrecen los mejores indicadores de empleo industrial y agrario, respectivamente.

Algo que comparten todas las provincias es el fuerte crecimiento del precio de las viviendas, 22%, con extremos que oscilan entre el 24% de Málaga y el 17% de Huelva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de abril de 2004

Más información