Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía del aeropuerto de Miami somete a registro el equipaje del Príncipe y Letizia Ortiz

Los inspectores de seguridad del aeropuerto de Miami obligaron el jueves pasado al Príncipe y a Letizia Ortiz a pasar exhaustivos controles de equipaje, ignorando las normas de protocolo. Tanto el Departamento de Estado de EE UU como el de Aviación habían sido informados de la escala del Príncipe en el consulado español por la compañía aérea Iberia, pero por razones que aún no han podido explicar los responsables del aeropuerto sus guardias insistieron descortésmente en realizar el registro.

El Príncipe y su prometida llegaron a Miami hacia las cuatro de la tarde en un avión privado desde Nassau, en la islas Bahamas. Les acompañaba su séquito de seguridad y en el aeropuerto les recibió el canciller español en Miami, Victoriano López. El protocolo había acordado que sus maletas pasaran una revisión rápida después de que todos los pasajeros hubieran subido al avión de las 17.20 con destino a Madrid, pero no ocurrió así. Los inspectores entraron a la sala de espera VIP de American Airlines donde se encontraba el Príncipe para registrar su equipaje.

De nada sirvieron las quejas de su séquito, del canciller y del jefe de Iberia, Milton Uribe. El trato irrespetuoso llegó al punto de que uno de los guardias advirtió a Letizia Ortiz de que si iba al baño le registrarían el bolso de nuevo.

La portavoz del aeropuerto justificó posteriormente el incidente afirmando que al no ir acompañado el Príncipe por un miembro del servicio secreto de EE UU o de un funcionario del Departamento de Estado los inspectores cumplieron con las órdenes de registrar a todos los viajeros por igual. Añadió que las autoridades españolas habían notificado la escala del Príncipe con sólo seis horas de adelanto, en vez de las 72 requeridas por el Departamento de Estado. No fue posible ayer contactar con el canciller español para verificar la versión del aeropuerto, y el funcionario de guardia del Departamento de Estado desconocía cuándo había llegado la notificación.

"Una falta de respeto"

El alcalde del condado de Miami-Dade, Alex Penelas, ha calificado el trato al Príncipe y a su prometida de "lamentable" y ha pedido disculpas en una carta enviada al Palacio de la Zarzuela el mismo jueves. "Los hechos indican un incumpliento del protocolo y una falta de respeto para Su Alteza y su séquito. He solicitado una investigación completa de este asunto", señala la carta.

El portavoz del Departamento de Estado, Curtis Cooper, dijo ayer a este diario que aún no tenían una evaluación oficial del incidente al haberse producido durante los días festivos de Semana Santa.

Por su parte, la Casa del Rey restó ayer importancia al incidente, que un portavoz atribuyó al incremento de las medidas de seguridad tras los atentados del 11-S y del 11-M. El Príncipe y Letizia Ortiz tienen previsto asistir hoy con los Reyes a la misa del Domingo de Pascua en la catedral de Palma de Mallorca, dedicada a las víctimas del 11-M al cumplirse un mes de los atentados, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de abril de 2004