Los sindicatos convocan un día de huelga en Seat para presionar por el convenio

La empresa insiste en reclamar más flexibilidad para evitar 600 despidos

Los sindicatos de la compañía automovilística Seat han convocado un paro de 24 horas para el próximo 16 de abril para protestar por lo que consideran una actitud intransigente por parte de la dirección en la mesa negociadora del convenio colectivo. La reunión mantenida ayer entre ambas partes concluyó sin acuerdo. No obstante, empresa y sindicatos se volverán a sentar el próximo día 14.

La dirección de Seat reiteró ayer su propuesta de introducir mayor flexibilidad en la organización de la producción, sin que ello dispare el coste económico. De lo contrario, la empresa sostiene que le sobran 600 trabajadores. El vicepresidente de recursos humanos de Seat, Ramon Paredes, aseguró ayer, no obstante, que "nunca hemos pensado en un ajuste de plantilla". "Volkswagen [VW] apuesta por Seat, y Seat, por Cataluña" y "por la estabilidad de la plantilla".

Más información

Prueba de ello, mantiene Paredes, es que gracias al acuerdo de flexibilidad de mayo de 2003 por el cese de la producción de los modelos Caddy e Inca, "el excedente de 1.100 personas es ahora de 600, hemos salvado 400 empleos". La renovación de ese pacto es, justamente, el principal desencuentro entre empresa y sindicatos. El acuerdo -una bolsa de horas para gestionar los vaivenes de la producción- preveía que los empleados no cobrarían menos por trabajar menos días en 2003. Tampoco cobrarían más cuando le devolvieran a la empresa, en 2004 y en los años siguientes, los días que le debieran. El resultado para la empresa es de coste neutro.

Sin embargo, las nuevas reivindicaciones de ambas partes incumplen el "espíritu" del acuerdo, según palabras de Paredes. La empresa quiere ahora abonar sólo el 50% del plus pactado cuando la devolución de horas fuese en sábado. Y los sindicatos piden cobrar un 80% más las horas que trabajen para Seat cuando la compañía lo solicite.

Representantes de CC OO y UGT se desplazarán los próximos días 14 y 15 a Alemania para entrevistarse con la dirección del grupo VW y con el sindicato IG Metall para intentar frenar la reducción de costes y convencerles de que Seat "tiene la suficiente flexibilidad para asumir los 20.000 vehiculos del Ibiza que en 2002 VW decidió trasladar de Martorell a Bratislava (Eslovaquia).

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de abril de 2004.

Lo más visto en...

Top 50