El 'caso Formentera' sigue investigándose en Baleares

El caso Formentera, el sumario abierto en 1999 sobre la posible trama delictiva con votos por correo para favorecer al PP en las elecciones autonómicas de aquel año, no está cerrado.

El Tribunal Supremo y de la Fiscalía General del Estado han rechazado reiteradamente investigar al presidente de Baleares, Jaume Matas, y otros aforados, y por tres veces la causa ha retornado al juez Antonio Monserrat, del Tribunal Superior de Baleares, que dirige la instrucción sobre la posible manipulación de la documentación de los sufragios postales de emigrantes en Argentina.

Ayer, ante peritos de la Guardia Civil, Montserrat efectuó sendas pruebas caligráficas al votante Juan Ramón Riera Figueroa y al funcionario Jorge Cabral Tejero, por su posible participación en la manipulación de documentos del censo.

Otra de las actuaciones anunciadas por el juez es el interrogatorio en Argentina de personas que intervinieron en el polémico proceso de concentración del sufragio postal en las urnas de la isla Formentera, donde se elige por escaso margen de votos un escaño decisivo en Baleares.

Las investigaciones de este escándalo político -en el que están imputados el consejero de Industria, José Juan Cardona, y el diputado y alcalde de Manacor, Antoni Pastor, ambos del PP-, han permanecido siete meses bloqueadas, mientras el Supremo estudiaba la posible imputación del senador autonómico Carlos Gutiérrez, del PP.

Senador del PP

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Supremo negó la implicación del parlamentario y el juez Monserrat archivó las actuaciones que a él se referían y las del funcionario Bartomeu Mora. Gutiérrez fue elegido senador por el Parlamento balear en julio de 2003 pese a su supuesta implicación, una decisión de Matas que obligó a trasladar la causa al Supremo.

En el caso Formentera se investiga un posible delito electoral y otros dos de falsedad documental y malversación de caudales públicos. La mayoría de implicados está relacionada con el entorno de confianza de Matas en su primer gobierno autonómico de 1996 a 1999.

El presidente de Baleares, líder del PP en las islas y ex ministro de Medio Ambiente, después de obtener la mayoría absoluta en junio de 2003, designó para puestos de confianza a la mayor parte de los imputados en el caso Formentera. Además del senador Gutiérrez, el consejero José Juan y el diputado Antoni Pastor, -aparente relator de la operación de captación de votos de la emigración-. El cronista Miquel Segura fue colocado de director adjunto del Instituto Ramon Llull.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS