Reportaje:LA OFENSIVA TERRORISTA | Las manifestaciones ciudadanas

25.000 personas contra el terror y la guerra, sin el PP

Los populares se desvinculan de la manifestación de Leganés contra los ataques islamistas al considerar "partidista" el comunicado final que incluye la petición de que regresen los soldados de Irak

Hafida Maamri apenas podía evitar que sus ojos se humedeciesen ayer. Con la cabeza cubierta por un hiyab, esta marroquí de 32 años se lamentaba por la percepción que los vecinos de Leganés vayan a tener de los musulmanes como ella. "Caminaba en sentido contrario a la de la manifestación y he notado cómo me miraba la gente. Pensaban que no estaba participando, pero la verdad es que buscaba a mi familia. ¿Y yo cómo se lo explico?".

Hafida fue una de las 25.000 personas, según Protección Civil, que recorrieron ayer las calles del centro de Leganés para mostrar su repulsa por los trágicos sucesos del pasado sábado en los que cuatro terroristas islamistas se inmolaron y causaron la muerte al policía Francisco Javier Torrenteras. Ningún representante del PP asistió a la concentración por considerar que el comunicado que se leyó al final de ésta era "partidista".

Pilar Bardem leyó un comunicado en el que se pedía la retirada de las tropas de Irak

Más información

La manifestación, a la que acudieron muchos jóvenes e inmigrantes, estaba encabezada por los vecinos del inmueble de la avenida de Carmen Martín Gaite que resultó afectado por la explosión. Honorio Ballesteros aún no ha podido ver su casa, que estaba puerta con puerta con la de los terroristas. Su mujer embarazada, que ya ha salido de cuentas, permanece con él en un hotel mientras que su hijo de cuatro años está en casa de un familiar. "Por ahora la solución que nos han dado es un piso de alquiler y tendríamos que pagar de nuestro bolsillo el mes en curso y otros tres por adelantado, es decir, alrededor de 6.000 euros. De todas formas nos han avisado que nos lo devolverán. Cuando puedan, eso sí", se quejaba Honorio.

Esta crítica al Gobierno en funciones no fue la única que se escuchó ayer por las calles de Leganés. El PP era el gran ausente. Ni la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, ni el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, nadie se acercó al recorrido que transcurrió marcado por un tiempo primaveral. Los políticos populares declinaron acudir a la marcha por estimar que ésta tenía un sesgo partidista contra el Ejecutivo saliente de José María Aznar.

La actriz Pilar Bardem fue la encargada de leer el comunicado, que cerró con un "por la paz, contra el terrorismo. No a la guerra, retirada de las tropas de Irak. Solidaridad con las víctimas". Y "por si alguien no se ha enterado" lo repitió, un gesto que fue muy celebrado por parte de los asistentes en el Recinto Ferial leganense. En el centro de este lugar se encuentra el monumento por la paz, obra del escultor vasco Agustín Ibarrola.

La representante popular en el consistorio de este municipio, Guadalupe Bragado, indicó en un comunicado que no entendía "la doble moral" del equipo de Gobierno municipal al hacer un llamamiento "por entidades sociales y partidos políticos con el único fin de crear más confusión". El Partido Popular de Leganés anunció la convocatoria de una nueva manifestación para hoy, que arrancará de la estación de cercanías de Zarzaquemada a las ocho de la tarde para concluir en la avenida de Carmen Martín Gaite, lugar en el que se inmolaron los terroristas.

El alcalde, José Luis Pérez Ráez (PSOE), dijo que el PP "se ha descolgado" de la manifestación porque no está de acuerdo con el comunicado. Aunque cualquier posición política "es respetable, me hubiera gustado que estuvieran aquí con nosotros". Además, contestó a Bragado afirmando que "el manifiesto ha sido acordado por las entidades sociales más representativas de Leganés".

Junto a Pérez Ráez estuvieron presentes, en segunda fila de la manifestación, compañeros de su partido como Rafael Simancas, secretario general de la Federación Socialista Madrileña, José Blanco o la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Trinidad Jiménez. También acudieron representantes de Izquierda Unida, encabezados por el coordinador general de la formación en Madrid, Fausto Fernández, y otras personalidades ajenas a la política como el secretario general de UGT, Cándido Méndez, entre otros.

"La presidenta de la Comunidad tendría que haber estado aquí, porque se habría sentido completamente arropada por los vecinos de Leganés", dijo Fausto Fernández.

Tanto Fernández como Rafael Simancas destacaron la madurez y la entereza de toda la ciudadanía en estos momentos. "Esta es la manifestación democrática de los vecinos y la respuesta cívica y ciudadana obtenida", señaló Simancas.

En el corazón de la marcha, el matrimonio formado por Rafael Rodríguez y Carmen Pérez elevaban al cielo sendos carteles que rezaban "unidos, todos contra el terrorismo". A su juicio, eso es precisamente lo que hacía falta en un día tan representativo como el de ayer: "Si no somos capaces de marchar juntos hoy, no hay nada que hacer. El PP tendría que haber venido con o sin comunicado".

Algo más retrasada marchaba Mari Luz Díaz, que no dejaba de preguntarse en voz alta: "¿Cuántos días más tendremos que salir a esto?". Nadie se atrevía a responderla. Aún está demasiado reciente la tarde del pasado sábado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de abril de 2004.

Lo más visto en...

Top 50