Reportaje:

¿Quiere ser policía de mi pueblo?

Colmenar Viejo no consigue completar su plantilla de agentes, al igual que varias localidades de la región

Nadie quiere ser policía en Colmenar Viejo. El Ayuntamiento no consigue cubrir las plazas que se convocan desde hace más de cinco años. El motivo, según los agentes locales de Colmenar, son las malas condiciones laborales. Sin embargo, el Ayuntamiento atribuye la falta de nuevos policías a que a las oposiciones apenas concurren vecinos de la zona. Mientras, tanto vecinos como policías han elevado la voz para protestar por el aumento de la inseguridad ciudadana. El propio alcalde de la localidad, José María de Federico, del PP, informó hace seis meses al Defensor del Pueblo de la importancia de este problema.

Desde hace más de un mes, los policías de Colmenar (39.000 habitantes) se concentran todos los miércoles ante el Ayuntamiento para protestar por lo que consideran "un agravio comparativo" y un trato "humillante" por parte de las autoridades. La plantilla de la Policía Local del pueblo está formada por 34 personas, con una edad media de 48 años. De ellas, 30 patrullan las calles, divididas en tres turnos. Miembros de la Policía Local insisten en que la plantilla ha disminuido con respecto a 10 años atrás. En este tiempo la población ha crecido en 15.000 habitantes.

"Quienes aprueban prefieren otros destinos", afirman desde el Consistorio

Para garantizar la ampliación y el rejuvenecimiento de la plantilla, el Consistorio convocó nueve plazas a finales del año pasado. A esta oposición concurrieron más de 300 personas, de las que aprobaron 29. Tan sólo dos personas aceptaron una plaza en Colmenar Viejo. De los 27 aprobados restantes, todos eligieron destinos en otros municipios en los que también se habían examinado y en los que habían logrado pasar las pruebas. Por tanto, siete plazas quedaron vacantes en Colmenar.

"Todo obedece a motivos geográficos. No hubo ni un solo opositor que viviese en la zona. Quienes aprobaron prefirieron otros destinos", justifica el alcalde en funciones, Miguel Ángel Santamaría.

El fenómeno no es nuevo. Hugo Seco, representante de UGT, explica que en anteriores oposiciones también había habido vacantes: "Hace cinco años salieron cuatro puestos y sólo se cubrieron dos. Hace tres, de cuatro se ocuparon tres, pero, al poco tiempo, uno de los que llegó se marchó a otro sitio mejor. Y ahora esto...".

Los policías locales de Colmenar y el principal partido de la oposición, el PSOE, consideran que los aprobados eligen otros destinos por las peores condiciones laborales que tendrían que soportar en este municipio. Según Pedro Díaz, representante del Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM), el cuerpo tiene "los peores turnos de toda la Comunidad".

Miguel Ángel Pedrosa, edil socialista, apostilla que se trata de un problema que Colmenar arrastra desde hace más de ocho años: "La población crece y la policía decrece. Existe un problema de infraestructuras, de medios humanos y de material. Lo que ha sucedido en las últimas oposiciones es sólo la gota que colma el vaso".

Al Ayuntamiento no le ha quedado otro remedio que convocar unas nuevas oposiciones para cubrir las siete plazas vacantes, que se publicaron en el BOE del pasado 18 de marzo.

Esta deserción de policías locales (8.643 en toda la Comunidad en enero) se repite en muchos otros municipios. Torres de la Alameda, San Fernando de Henares o Fuenlabrada tampoco han cubierto sus plazas. Manuela Oliva, de CC OO, denuncia que el sistema de contratación tiene la culpa. Las competencias sobre las policías locales corresponden a los Ayuntamientos, así como organizar las pruebas a las que se somete a los aspirantes. Esto facilita que un solo aspirante pueda presentarse a varias oposiciones y, una vez haya aprobado, elija trabajar donde prefiera. Así, aparecen entre los opositores de listas negras con los municipios que peores condiciones ofrecen.

José Francisco Cano, representante de la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local (Unijepol), propone cambiar la forma de contratación: "La Comunidad debería convocar unas pruebas comunes para los aspirantes y luego dejar elegir a los aprobados sus destinos según el puesto que hayan sacado en la oposición". A esta solución le añade Oliva "una homogeneización de los salarios en todos los municipios". Los sueldos oscilan entre los 36.000 euros anuales de Aranjuez y los 22.000 de Torrejón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de abril de 2004.