Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PANORAMA POSELECTORAL

El PSOE ganará también las europeas

Los españoles reafirman el sentido del voto del 14-M, según un sondeo de Opina para EL PAÍS

Lejos de reflejar una crispación momentánea, el voto del pasado 14 de marzo representa un giro político a favor del PSOE que se mantendrá en las próximas elecciones europeas. Así lo revela un sondeo realizado por el instituto Opina para EL PAÍS. El sondeo pone de manifiesto un mayoritario deseo de cambio político, que comparte incluso la quinta parte de quienes votaron al PP. Las medidas comprometidas por José Luis Rodríguez Zapatero encuentran respaldo mayoritario, en especial el anuncio de retirada de las tropas españolas destacadas en Irak y el restablecimiento del diálogo y el consenso en ciertas materias. La promesa que obtiene menor apoyo es la ampliación de la ley del aborto.

Los españoles no están arrepentidos del voto del pasado 14 de marzo. La intención de voto declarada se mantiene en los términos que se expresó en las urnas, con muy pequeñas diferencias, según una encuesta del instituto Opina para EL PAÍS. De celebrarse ahora las elecciones europeas, previstas para el próximo 13 de junio, el PSOE volvería a derrotar al PP.

La mayoría de los encuestados, un 51,6%, considera que el Gobierno de José María Aznar no actuó correctamente frente a los atentados terroristas del 11-M en Madrid. Un 16% de quienes votaron al PP mantiene esa posición crítica. La mayoría de los que creen que el Ejecutivo no actuó bien (cuatro de cada cinco) interpreta que hubo manipulación y ocultación de información.

En la tabla de intención de voto declarada destaca la estabilidad del mapa electoral respecto al 14-M. El único cambio apreciable es un reforzamiento del PSOE, que consigue un avance de un punto, mientras el PP logra sólo una mejora de menos de tres décimas. Los socialistas consiguen arañar votos del bloque de otros partidos o papeletas en blanco, que retrocede un punto.

Para las elecciones europeas del próximo 13 de junio, la intención de voto declarada augura una nueva victoria del partido socialista. Afirma que votará al PSOE el 45,9% de los encuestados, mientras que el PP se queda en un 38,8%. IU-ICV registra un 5,3% de intención de voto declarada.

Suspenso a Aznar

Esta situación parece coherente con el hundimiento de la nota media que obtiene de los encuestados el presidente del Gobierno en funciones, José María Aznar, un 4,46. Perdido el aura del poder, Aznar queda por debajo del candidato del PP, Mariano Rajoy, que obtiene un 5,13, y a gran distancia (casi punto y medio) de quien previsiblemente le sustituirá al frente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, que saca un 5,94.

Los resultados del sondeo parecen desmentir la interpretación de un voto modificado a última hora y bajo la presión de los acontecimientos. En todo caso, una mayoría rotunda, del 65%, opina que España necesitaba un cambio de partido en el Gobierno, incluido uno de cada cinco votantes del PP. El 58,9% de los encuestados se declara, además, satisfecho con el cambio político que han provocado los comicios, incluido un 13,2% de los votantes del PP.

La pregunta de si la agresión terrorista del 11-M influyó en el sentido del voto emitido tres días después da lugar a una singular situación. La mayoría, un 69,3%, contesta que no influyó en su voto, y sólo el 27,6% afirma que sí. Dicen que no les influyó el 82,3% de los que votaron al PP. En cambio, el 33,4% de quienes votaron al PSOE afirman que sí les influyó. Pero cuando se pregunta a los encuestados si creen que los atentados contra los trenes de cercanías influyeron en el resto de la población, el resultado es el inverso. Nada menos que un 85,8% mantiene que sí influyeron a los demás, y sólo el 6,9% cree que no tuvieron ninguna influencia.

La huella del 11-M es bien perceptible en la clasificación de principales problemas que establecen los españoles. El terrorismo, que en sondeos anteriores se mantenía en segunda posición, por detrás del paro, se ha convertido en la cuestión más grave.

Sitúa el terrorismo entre los principales problemas un 60,9% de las personas interrogadas, cuando en marzo el porcentaje era del 37,3 y en enero, del 35,7. El paro ha pasado a ocupar la segunda posición, citado por el 46,8%. Le siguen la vivienda (19,6%) y la inmigración (11,5%). Sólo hay otra cuestión, la inseguridad ciudadana, que mencione más del 10% de los interrogados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de abril de 2004