Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rupérez busca un puesto en la ONU al margen del criterio del PSOE

El Gobierno en funciones tiene la intención de proponer al actual embajador en Washington, Javier Rupérez, como director del Comité Contra el Terrorismo de la ONU (CCT), pese a que el futuro ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, pidió expresamente a la actual titular de la cartera, Ana Palacio, que paralizara la candidatura. El cargo de director del comité se creó hace poco para fortalecer un órgano que hasta ahora había cumplido un papel esencialmente simbólico, informa desde Nueva York Isabel Piquer.

Durante su primera reunión con Palacio, Moratinos pidió a la ministra que dejara en suspenso la candidatura de Rupérez hasta que se constituyera el nuevo Gobierno. Fuentes socialistas señalaron ayer que resultaría paradójico que un Gobierno socialista estuviera representado en el Comité Contra el Terrorismo por un diplomático cuyo perfil está muy vinculado a las legislaturas del Partido Popular, informa Europa Press.

El PSOE espera que el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, no adopte ninguna decisión al respecto hasta que en España haya tomado posesión el nuevo Ejecutivo. El plazo para cubrir la vacante no expira hasta dentro de mes y medio.

El embajador de España ante la ONU y presidente del CCT, Inocencio Arias, declaró que "sin un brazo ejecutivo, el Comité corre el riesgo de convertirse en una figura decorativa en la lucha contra el terrorismo. El director ejecutivo le dará la efectividad y presencia que necesita desesperadamente", agregó Arias, "y el candidato español puede perfectamente llevar a cabo esta misión".

El embajador no comenta

La candidatura de Rupérez empezó a gestarse el pasado enero, según fuentes diplomáticas. Después de tres años y medio en Washington, el embajador esperaba ser relevado tras las elecciones aunque hubiera ganado el PP. El Gobierno de Aznar pensó en su candidatura porque buscaba a alguien con suficiente experiencia internacional para reavivar un órgano importante y simbólico, aunque escasamente operativo.

Rupérez se negó ayer a comentar detalles sobre su candidatura o a informar si se ha puesto en contacto con el futuro ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos.

Sea quien sea el candidato, España tiene serias posibilidades de conseguir el puesto. Pese a ser el octavo contribuyente de la ONU, no tiene a ningún diplomático en la jerarquía de la organización. Se espera que el secretario general, Kofi Annan, que debe nombrar al director, haga pública su decisión antes de finales de mayo.

El CCT aspira a transformarse en una de las principales plataformas de la ONU en la lucha antiterrorista. Se creó en septiembre del 2001, poco después de los atentados del 11-S, con el objetivo de ayudar a los países miembros a actualizar y unificar sus legislaciones contra el terrorismo internacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de abril de 2004