Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:GENERAL PEDRO ANDREU | Codirector de la Academia Militar de Irak

"Vamos a enseñar el papel del Ejército en una sociedad democrática"

El enorme mapa de Bagdad que decora su despacho está lleno de chinchetas de colores: verdes para los ataques con mortero, azules para los cohetes y rojas para las bombas artesanales. "Son los incidentes que se han producido durante el último mes", explica el general Pedro Andreu entre incrédulo y resignado. Como codirector de la nueva Academia Militar de Irak no tiene responsabilidad directa sobre la seguridad del país, pero sin duda su trabajo dará frutos en el futuro.

Pregunta. ¿Cómo va la academia?

Respuesta. La plantilla aún no está completa. Tenemos el 20% del cuadro de profesores. Esperamos que la selección termine para junio o julio y que la academia empiece a funcionar en septiembre. Pero el equipo directivo ya está trabajando en la selección del programa y los textos docentes.

P. ¿Qué van a enseñar a los cadetes?

R. Además de las técnicas militares, las bases de un Ejército moderno: el control civil de las Fuerzas Armadas, su papel dentro de una sociedad democrática y las reglas del juego de esa sociedad.

P. Una ruptura con el pasado...

R. Anteriormente, el Ejército lo era todo. Incluso la sociedad civil estaba militarizada. Ahora hay que darle la vuelta. Es la sociedad civil la que controla las Fuerzas Armadas, igual que en Occidente. Tiene que haber una interacción para ayudar a democratizar el país. Es un desafío importante, y si sale bien será histórico.

P. ¿Qué puede impedirlo?

R. Saldrá bien porque hay demasiado en juego para que la comunidad internacional, tanto la occidental como la árabe, pueda permitirse que salga mal.

P. ¿Los nuevos soldados iraquíes son homologables?

R. Las primeras unidades se han preparado para misiones específicas como vigilancia y control de fronteras. Por tanto, no son homologables con un batallón jordano o español. No es posible con una formación tan corta. También tienen responsabilidades más limitadas. De momento, las fuerzas policiales y armadas son responsables de la seguridad interna y las fronteras. Para eso sí que están capacitadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de marzo de 2004